Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El "pelotazo" de Camposagrado inspira una nueva entrega del ciclo teatral "Leyendas del casco histórico"

La construcción del palacio barroco avilesino encima de la muralla da juego a los actores para montar un sainete

La representación de anoche, con el palacio de Camposagrado como telón de fondo.

El palacio de Camposagrado, donde Francisco Menéndez Camina y su hijo llevaron al extremo el barroco decorativo, tal vez –dicen algunos críticos– con el empleo abusivo del almohadillado, fue el escenario seleccionado anoche para la segunda leyenda del casco histórico, que como la primera representación en Rivero congregó a público local y turistas. Hubo personajes de carne y hueso y otros no menos importantes, aunque de piedra: la muralla o el palacio de la plaza homónima. Como curiosidad: el palacio de Camposagrado "mordió" la muralla de Avilés como recoge una denuncia anónima de la época a buen recaudo en el archivo de Simancas, en Valladolid. Es decir, fue construido sin miramientos urbanísticos encima del muro defensivo; lo que hoy en día sería llamado "pelotazo".

El día 11 continuarán las leyendas del casco histórico en el quiosco de la música del parque del Muelle. Las representaciones se interrumpirán luego hasta el día 1 de septiembre. Para entonces está previsto que se desarrolle una función en la campa de San Francisco.

La producción y la idea original son de Carmen Gallo, el argumento, de Juan Carlos de la Madrid; y los textos del propio De la Madrid y también de Borja Roces y Ángeles Jiménez Soria. Estos dos últimos encabezan el reparto que completan Bea Canteli, Carla Loga, Didier Otaola, Pablo Picallo, Ana Morán, Sheila Montes, Paula Mata y Hugo Manso.

Compartir el artículo

stats