05 de junio de 2020
05.06.2020
La Nueva España
Red eléctrica | Día Mundial del Medio Ambiente

Las líneas eléctricas, aliadas de la AVIFAUNA

España registra el primer nacimiento en Europa de una cría de alimoche sobre un nido construido en una línea de alta tensión

05.06.2020 | 11:43
Las líneas eléctricas, aliadas de la AVIFAUNA

Una pareja de esta especie migratoria ha logrado reproducirse con éxito al noroeste de Extremadura

El cambio climático está transformando los hábitats de las aves y poniendo en peligro la supervivencia de muchas especies. Pero incluso en este escenario tan incierto hay acontecimientos singulares que insuflan esperanza. Recientemente los vecinos de un área al noroeste de Extremadura han vivido un hecho inédito. Por estos parajes discurre el gran río Tajo y también una de las principales líneas de alta tensión del operador y transportista del sistema eléctrico español, Red Eléctrica de España, que lleva la electricidad a todos los rincones del territorio.

En una de sus torres –o apoyos, en su denominación oficial– ha nacido una cría de alimoche, en un nido construido por sus padres, una pareja que se había asentado unas semanas atrás en este punto de la red. Se trata de la primera vez que dicha especie se reproduce con éxito en este tipo de infraestructuras. Y no solo en España, sino también en Europa. "En nuestro país se registró hace algunos años un caso de anidamiento de alimoches en otra torre, pero nunca se había certificado una reproducción exitosa como la que ha sucedido en Extremadura", afirma Ángel Sánchez, director de Programas de Conservación de la Naturaleza de la Junta de Extremadura.

Los expertos subrayan que este hallazgo implica un paso adelante en la convivencia de la avifauna y las infraestructuras eléctricas, alianzas que cada vez son más frecuentes. Grandes rapaces encuentran en los apoyos de alta tensión el mirador perfecto para otear el horizonte con un ángulo de 360 grados, lo que les permite advertir la presencia de posibles competidores y ampliar fácilmente su área de dominio. Estas instalaciones que superan los 40 metros de altura les ofrecen un refugio seguro ya que impiden que otros depredadores trepen hasta el nido.

Para los expertos, lo verdaderamente relevante son los casos en los que las propias aves han llegado a colonizar los espacios ocupados por los tendidos eléctricos originándose situaciones de verdadera simbiosis entre la infraestructura y la especie. Un ejemplo significativo es el caso del águila pescadora en Cádiz. Desde 2011, Red Eléctrica participa en un proyecto que dirigen la Fundación Migres y la Junta de Andalucía y cuyo fin es recuperar esta especie que no se reproducía en la región desde los años 80. Hasta la fecha, el resultado es muy positivo: 30 pollos ya han volado de estos nidos.

Objetivo Nº1: proteger el capital natural

Las infraestructuras eléctricas se están revelando como aliadas en la conservación y preservación de la avifauna. Y esto es posible, en gran medida, gracias al esfuerzo que Red Eléctrica de España realiza para que sus infraestructuras –más de 44.400 km de circuito de líneas– garanticen la protección del capital natural que las rodea.

"Desde el inicio de nuestra actividad, ya hace 35 años, nuestra prioridad siempre ha sido compatibilizar el desarrollo de las instalaciones de la red de transporte –esenciales para garantizar el suministro eléctrico a la población– con la protección de la biodiversidad, reduciendo al máximo su potencial impacto", afirma Fernando Crespo, jefe del Departamento de Medio Ambiente de Red Eléctrica.

La compañía desarrolla sus nuevas infraestructuras teniendo siempre en cuenta las zonas de menor impacto, evitando atravesar áreas protegidas. Para ello, aplica los hallazgos alcanzados por investigadores y científicos en el diseño y construcción de estas infraestructuras. Entre sus actuaciones, destaca especialmente el proyecto Aves y líneas eléctricas. Cartografía de corredores de vuelo que finalizó en 2016 y con el que ha obtenido reconocimiento a nivel internacional.

En concreto, el estudio consistió en la identificación, caracterización y cartografía de las rutas y corredores de vuelo de las aves que interactúan con las líneas. Los técnicos emplearon para ello una herramienta basada en el uso de sistemas de información geográfica que ha ofrecido desde entonces información de referencia para garantizar que la planificación y la ejecución de nuevas líneas eléctricas tienen el menor impacto posible en las especies que sobrevuelan esas zonas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook