Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El incierto futuro de un inmueble patrimonio de la comarca

El palacio de Faes no será bien cultural porque no conserva la estructura original

El Principado afirma que la propuesta para proteger el inmueble se desestimó en 2010 y que el Ayuntamiento no presentó alegaciones

La torre del palacio de los Faes de Carabanzo. J. R. SILVEIRA

La Dirección General de Patrimonio del Principado de Asturias desestimó ya en 2010 la declaración del palacio de los Faes de Carabanzo como bien de interés cultural (BIC). Los técnicos del área regional presentaron una memoria que dejaba constancia de que "la desaparición de la mayor parte de la estructura original imposibilitaba su calificación". Además, afirmaron ayer desde la Consejería de Cultura, Educación y Deportes, el Ayuntamiento no presentó una resolución imprescindible para evitar el cierre del expediente. El Gobierno regional replicó de esta manera al anuncio realizado por el Consistorio de que invertirá 9.000 euros de las arcas municipales para proceder a los arreglos de emergencia del inmueble, construido en el siglo XVII.

La falta de protección del edificio hace inviable que el palacio de los Faes reciba una partida económica con cargo a los fondos del uno por ciento cultural correspondiente a la obra de la variante ferroviaria de Pajares, tal y como estaba previsto. "La declaración como BIC fue desestimada al amparo del artículo 14.2 de la ley de Patrimonio Cultural de Asturias", afirmaron desde Cultura. El citado artículo estipula que "se entenderá desestimada la incoación si no recae resolución en el plazo de cuatro meses desde que se efectúe la solicitud, procediéndose en dicho caso, si hubiera requerimiento, a la emisión de un informe justificativo". La única resolución respecto al inmueble de Carabanzo fue presentada a finales de 2009 desde el Ayuntamiento.

Un estudio exhaustivo

Los portavoces de Cultura explicaron que el escrito se recibió el 17 de noviembre de 2009. La solicitud, firmada por el actual alcalde, Ramón Argüelles, pedía el inicio de los trámites para proteger el inmueble. "Esta solicitud se acompañaba de una breve reseña histórica (de cuatro folios) justificativa de la solicitud, así como diversas fotografías de época y actuales", señalaron desde Cultura. El Servicio de Patrimonio Histórico contaba, desde 2006, con una exhaustiva memoria histórica del palacio realizada por el historiador Miguel Cimadevilla por encargo de la Administración y con cargo al uno por ciento cultural autonómico. En ese informe, destacaron desde el Gobierno regional, "se constata el derrumbamiento de la mayor parte de su estructura en 1985". "En aquel momento desaparece la fachada barroca, del siglo XVII, conservándose tan sólo la torre de tres alturas que flanqueaba uno de los extremos de la fachada principal y parte de los muros de la antigua casa", añadieron los responsables del área regional.

Con esa argumentación en la mano, la Dirección General de Patrimonio denegó la protección. "Se concluyó que no puede considerarse que los restos conservados constituyan un ejemplo singular y excepcional de la tipología palaciega en Asturias, de modo que no procede aplicar la protección BIC a un palacio cuya mayor parte ha desaparecido", destacaron. El Ayuntamiento, matizaron ayer, no llegó a presentar ninguna alegación.

Compartir el artículo

stats