DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La asociación "Candás Marinero" digitalizará el archivo municipal

"Algunos documentos se deshacen", dice la archivera, María del Carmen Cantero

Uno de los papeles archivados.

Uno de los papeles archivados.

Tito Aramendi, presidente de la asociación cultural "Candás Marinero" se refugia en el archivo histórico de Candás. Armado con un escáner y un ordenador portátil, se ha propuesto en colaboración con la archivera, María del Carmen Cantero, digitalizar los documentos existentes en la última planta de la biblioteca de Carreño. Pasa hoja a hoja informes con más de un siglo de antigüedad. Los mima y los cuida porque forman parte de la historia del concejo al que ama. Tras una semana de trabajo, Aramendi fotografía con su escáner un libro de 1850 sobre actas municipales. "Aún queda mucha tarea", afirma el presidente de "Candás Marinero".

"De todos los archivos que digitalizaremos haremos dos copias, una para el archivo y otra para nosotros, porque el objetivo siguiente es poder colgar esos documentos en la página web municipal para que puedan ser consultados por todo el mundo", indica Aramendi. La archivera destaca la labor de "Candás Marinero" y más aún porque se trata de una acción desinteresada. "Esa labor es muy interesante", destaca Cantero. Además de ser más fácil consultar los archivos de forma digital, la encargada del archivo subraya que "los documentos se mantendrán mejor en el tiempo y no corren el riesgo de deteriorarse más". La primera fase de los trabajos de la asociación cultural se centrará en los archivos de 1850 a 1900, que no son pocos.

Cantero explica que muchos documentos recopilados en el archivo "no se pueden consultar porque, literalmente, se deshacen". Por ello, algunos de esos informes de actas y expedientes son enviados para su restauración. Hay documentos que, con el paso del tiempo, sufren humedades e incluso hongos y todo ello pese a estar cuidados como oro en paño. "Este es un expediente de remates y arbitrios de 1808, y mira cómo está", enseña la archivera con una caja y un documento en su interior que, salvo una inmediata recuperación, sufrirá notables deficiencias. "Por eso es importante, además de la digitalización, la restauración, porque de esa manera no se perderá documentación histórica del concejo", relata la archivera.

Hondarribia, el ejemplo

Mientras tanto, Tito Aramendi continúa pasando hojas y más hojas, retratándolas con su escáner. La idea de digitalizar los informes del archivo le vino a la cabeza a Aramendi hace años. Buscó información sobre sus antepasados en Hondarribia (Guipúzcoa) y "hasta 1900 estaba todo digitalizado". Por eso decidió aplicar la misma medida en Candás, habló con el Ayuntamiento y le dieron carta blanca para desarrollar esa ardua labor.

Cantero sigue con su archivo. Muestra un fragmento de un libro de acuerdos del concejo de Carreño de 1587 a 1597, que resulta ser el ejemplar más antiguo de los existentes en el archivo. "También hay otro de un padrón de hidalgos y pecheros que está pendiente de restaurar", explica la archivera momentos antes de enseñar el catastro del Marqués de la Ensenada de 1750 ya recuperado y guardado con mimo en cajas especiales.

Esos documentos serán en un futuro digitalizados y podrán ser consultados por los vecinos a través del ordenador. "Candás Marinero" es una asociación que realiza una labor constante, pero no le gusta marcarse plazos y menos para un trabajo de este tipo y que se realiza de manera desinteresada.

La entidad que preside Aramendi, no contenta con su labor en el archivo histórico, se ha propuesto también digitalizar la hemeroteca municipal que se guarda en la planta baja de la biblioteca. La bibliotecaria Carmen Dintén explica que el centro recopila todas las noticias vinculadas con Carreño y aparecidas en la prensa regional y nacional desde 1987.

Compartir el artículo

stats