DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lugones se podrá recorrer de punta a punta por carril bici en el plazo de dos años

La parroquia contará con 7 kilómetros de vías ciclables, “la mayor red de una localidad asturiana en proporción a su cifra de vecinos”, dice el Alcalde

Uno de los carriles bici ya construidos en Lugones.

Uno de los carriles bici ya construidos en Lugones. Luisma Murias

El Ayuntamiento de Siero ya cuenta con el plan de implantación de carriles bici que convertirá a Lugones, en 2023, en la localidad asturiana que, proporcionalmente a su población, tendrá más carriles bici. El desarrollo de estos circuitos ciclables ya está en marcha, algunos proyectos están en contratación y otros se desarrollarán dentro de la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible Integrado (DUSI) o dentro de los presupuestos de los próximos ejercicios.

Lugones contará, según explicó el alcalde, Ángel García, con 7 kilómetros de carril bici que conectará entre sí toda la localidad sierense dentro de dos años. El regidor presentó ayer los resultados del estudio de movilidad sostenible para la parroquia, encargado a una empresa especializada. El Consistorio quiere, con este proyecto, mejorar las cifras en lo que se refiere a uso de la bicicleta y transporte público, actualmente muy inferiores a las deseadas por el gobierno local. La iniciativa tiene además su base en el proyecto municipal que cuenta con fondos europeos Feder que ha recibido el Ayuntamiento.

Según el estudio para el plan de movilidad, un 80 por ciento de los vecinos de Lugones usan el vehículo privado como principal medio de desplazamiento. Asimismo, el 60 por ciento de los recorridos que se hacen en coche son de 15 minutos de duración o menos.

Sin embargo, el 70 por ciento de los vecinos reconocen disponer de una bicicleta en sus domicilios. Pero solo el 1 por ciento de ellos la emplea en los desplazamientos habituales.

Para fomentar el uso de modos de desplazamiento más sostenibles, como el de la bicicleta, el Ayuntamiento ya anunció hace tiempo su intención de construir una amplia red de carriles bici en Lugones, “la más extensa de una ciudad asturiana en proporción al número de habitantes de la misma”, según García. Serán siete kilómetros que conectarán toda la localidad, de manera que se pueda ir en bici a cualquier sitio, incluyendo las estaciones de tren y autobús.

La idea del gobierno local es que la gran mayoría de los recorridos por el interior de Lugones se hagan en bicicleta y, cuando los vecinos deban desplazarse a otras ciudades, lo hagan en transporte público, acudiendo a los apeaderos o estaciones en bici. Ahora, solo un 8 por ciento de los residentes en el núcleo sierense usa el autobús y únicamente un 7 por ciento el tren.

Menguar el uso del vehículo particular es el objetivo. Para ello se emplearán no solo los fondos europeos, “sino también recursos propios para desarrollar carril bici e incluso intentaremos optar a subvenciones de carácter nacional”.

Con la colocación del carril bici se eliminarán aparcamientos, algo que no preocupa al Alcalde, “pues el plan apunta que el 74 por ciento de los vecinos con coche tiene una plaza privada, pese a que, aún así, use las exteriores”.

El plan de movilidad también prevé colocar radares para controlar la velocidad de coches en núcleos urbanos, que deber limitarse a 30 kilómetros hora por ley. Esta medida afecta, entre otras, a la avenida Viella o la calle Antonio Machado, en las que “se detectó durante el estudio que los coches entran a gran velocidad”. Todas ellas estarán vigiladas.

Por otro lado, el gobierno municipal de Siero está ultimando el proyecto para crear un gran parque de autocaravanas en la Pola. Según ha podido saber este periódico, se trata de una actuación de cierta magnitud y se está tratando de elegir adecuadamente el emplazamiento. “La idea no es escoger primero un lugar y redactar después el proyecto, sino elegir con varias opciones ya definidas, de modo que su ejecución pueda ser inmediata”, indicaron responsables de la iniciativa. La decisión acerca de la ubicación del futuro equipamiento no se demorará más allá de unos días o, como mucho, varias semanas. Por tanto, el proyecto para la iniciativa se impulsará en los próximos meses, si bien es probable que la financiación del mismo forme parte ya de las consignaciones a incluir en los presupuestos del próximo año. Aunque todavía no se conocen más detalles, la posibilidad de crear este equipamiento en la Pola lleva ya tiempo gestándose y genera ilusión en el seno del gobierno municipal.

Compartir el artículo

stats