Síguenos en redes sociales:

Noreña ayuda a Madagascar a base de igualdad

Los alumnos del colegio público diseñan camisetas rosas para niños y azules para niñas y donan el dinero de su venta

Por la izquierda, Laura Rodríguez, María Castro, Jaime Figueruelo y Carlota Prieto con las camisetas, en el colegio público de Noreña. | A. I.

Los alumnos del colegio público Condado de Noreña han decidido que la mejor forma de ayudar a los que lo necesitan es saltarse los roles de género. Así, han diseñado camisetas rosas para niños y azules para niñas –todas estampadas con el logo de la agenda europea 20 30– y los fondos recaudados con su venta irán a parar a una ONG que hace proyectos en Madagascar y a un colectivo de payasos que anima a los niños que están en los hospitales. Además, los jóvenes, que tenían como objetivo dar a conocer los puntos recogidos en la agenda europea 2030, han colaborado con el comercio local para hacer promoción conjunta.

Según explica Diego Antonio García, tutor de la clase de sexto “A”, la Asociación Agua de Coco, un colectivo radicado en Granada que lleva a cabo acciones humanitarias en Madagascar, se puso en contacto con el centro para proponerles la actividad: “A través del Principado nos plantearon que lleváramos a cabo un proyecto para promover los objetivos de la agenda 2030”.

Uno de los 17 puntos recogidos en el documento es la igualdad. De modo que se plantearon romper los roles de género haciendo camisetas. “Optaron por hacerlas rosas para chicos y azules para chicas. De ese modo intentamos que no se encasille a las personas en función de su género”, detalla el profesor.

Además, las decoraron con un estampado relacionado con los objetivos de la Unión Europea a nueve años vista: “Nos damos cuenta de que estos propósitos se redactaron en 2015, que estamos en 2021 y mucha gente ni los conoce”.

Para ampliar la promoción y colaborar con el comercio local, “muy afectado por la pandemia”, pidieron permiso a los establecimientos “para que nos dejaran poner unas pegatinas con el logo”. A cambio, cada vez que venden una camiseta, entregan “una lista con los comercios participantes”, para ayudar a publicitarlos.

Respecto a lo recaudado con la iniciativa, García preguntó a los alumnos y estos se mostraron favorables a donarlo. “Se planteó que podríamos darlo a Agua de Coco, la propia organizadora, para que pueda llevar a cabo sus programas con las personas necesitadas de Madagascar”.

Finalmente, se decidió que parte del dinero fuera a parar a ellos, pero buscar también una opción más cercana, “para poder ver el resultado de la acción de primera mano”. El colectivo elegido para recibir la otra porción de lo obtenido con las ventas es “Cosqui Clowns”. Una ONG asturiana que se encarga de animar a los niños que permanecen en los hospitales. “Nos pusimos en contacto con ellos para proponérselo y están encantados”.

La iniciativa ya lleva varias semanas en marcha y está siendo todo un éxito. En un pequeño puesto, colocado en el patio o en el pasillo superior del centro, los jóvenes atienden las peticiones de sus compañeros y profesores. “La serigrafía la hacemos a posteriori, una vez ya sepamos el número definitivo”. Encantados se muestran los alumnos, entre ellos María Castro o Jaime Figueruelo, “felices de poder ayudar y aprender con este proyecto”.

Pulsa para ver más contenido para ti