Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La variante de Cayés, fuera del presupuesto de 2022 por el rechazo de PSOE, IU y Podemos

Los grupos de izquierdas bloquean una proposición no de ley presentada por PP, Ciudadanos, Vox y Foro, a los que acusan de “hipocresía”

Un camión circulando por zonas de Llanera.

Un camión circulando por zonas de Llanera.

El voto combinado de los representantes de PSOE, IU y Podemos tumbó ayer una proposición no de ley presentada por PP, Vox, Ciudadanos y Foro en la Comisión de Medio Rural y Cohesión Territorial de la Junta General del Principado para incluir en los Presupuestos Generales del Principado de Asturias para el año 2022 “una partida suficiente para la elaboración de los estudios y el comienzo de los trabajos de la variante de Cayés”.

Los grupos conservadores, mermados a la hora del debate por la ausencia del representante de Vox, defendieron la propuesta alegando que se trata de una “cuestión de justicia” y alegando que la variante es un compromiso de diversos gobiernos, locales y autonómicos, que se ha demorado durante años de manera incomprensible.

Frente a estos argumentos, Ovidio Zapico, de IU, lamentó que se pueda ver a Vox “como una herramienta útil” para llevar este tipo de iniciativas a la Junta, y aseguró que ese proyecto está más adelantado de lo que daba a entender la proposición no de ley, aunque señaló que su grupo confía en que el PSOE actúe “con transparencia y compromiso para llevar este proyecto a los presupuestos” del próximo año.

Daniel Mari Ripa, de Podemos, fue mucho más crítico con su planteamientos acusando a Ciudadanos, PP, Vox y Foro de “hipocresía parlamentaria” toda vez que su grupo político había presentado una enmienda para meter una partida específica en los presupuestos autonómicos de este año. “No es que no compartamos esta propuesta, un proyecto olvidado que no se resuelve con la variante de Posada”, explicó Ripa, que no obstante afeó a los grupos conservadores que intentasen un “lavado de cara” ante la ciudadanía defendiendo una propuesta que habían rechazado pocos meses antes, en pleno debate presupuestario.

Por su parte, el socialista René Suárez se desligó de los argumentos de las otras fuerzas al asegurar que el problema del tráfico pesado en Cayés, que motivó la petición vecinal para hacer la variante, es “algo a lo que se ha puesto fin en la actualidad” después de que el Pleno Municipal de Llanera prohibiese la circulación de vehículos pesados por la carretera de Cayés a Cadage. Suárez –que recordó el rechazo de la presidenta del PP asturiano, Teresa Mallada, a esta medida– defendió que esta medida, unida a la variante de Posada, supone la solución del problema. Pese a la diferencia de criterio entre PSOE, IU y Podemos, el voto contrario de las tres fuerzas tumbó la proposición no de ley.

Compartir el artículo

stats