Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los hospitales de las Cuencas comparten ya cuatro servicios y planean coordinar tres más

Riaño y Mieres utilizan en conjunto urología, nefrología, endoscopias y ginecología, y estudian unir otorrinolaringología y anatomía patológica

Los hospitales de las Cuencas comparten ya cuatro servicios y planean coordinar tres más

Los hospitales de Mieres y Langreo ya trabajan de forma coordinada en cuatro servicios sanitarios y barajan extender esa colaboración a otros tres departamentos a corto plazo. Además, los dos centros de referencia de las comarcas mineras han comenzado a realizar compras de manera conjunta para ahorrar costes y optimizar los recursos disponibles. De hecho, recientemente han concurrido juntos a la adquisición de un litotriptor, un equipo que localiza, visualiza y elimina cálculos renales, un dispositivo que ahora mismo solo hay en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA). La previsión en el futuro es seguir avanzando en la misma línea, y de hecho, el siguiente servicio en compartir experiencias podría ser el de otorrinolaringología (ORL). Ninguna de estas labores ha generado, por ahora, quejas en el sector.

"El trabajo en red es un línea estratégica que se está siguiendo en la sanidad asturiana y en nuestro caso la colaboración se centra en los hospitales de Santullano y Riaño", indicó Tácito Suárez, gerente del área sanitaria VIII (correspondiente a la comarca del Nalón), para añadir a continuación: "O hacemos esto o la sostenibilidad del sistema puede presentar problemas; hay que unir esfuerzos y recursos".

El responsable sanitario indicó que esa política de coordinación entre los dos hospitales ya ha llegado a cuatro departamentos: urología, nefrología, endoscopias y ginecología. "Ahora mismo hay tres servicios más que podrían unirse a esa línea de colaboración, pero no existe una decisión tomada. Se trata de anatomía patológica, otorrinolaringología y medicina preventiva", expuso Suárez. El gerente del área del Nalón destacó los beneficios para el paciente de esta estrategia de trabajo en red. "Se mejora la seguridad y la calidad de la asistencia. Son los profesionales los que se están moviendo entre los hospitales y es un esfuerzo que agradecemos".

También la gerente del área sanitaria VII (Mieres, Aller y Lena), Begoña de Poo, admitió que se sigue desarrollando el plan de cooperación entre ambas comarcas y que además de los servicios que cuyo trabajo conjunto ya se ha integrado, el camino pasa por seguir ampliando esa colaboración entre el Valle del Nalón y el Álvarez Buylla. La responsable sanitaria del Caudal aseguró que este proyecto "supone que nos beneficiemos mutuamente de los bueno que tiene cada una de las áreas, y al final va a suponer un avance para todos, y más aún para el paciente". El plan de cooperación, defendió Begoña de Poo, "es para sumar, para sumar en positivo conocimientos, tecnologías y dispositivos que hay en cada una de las áreas de forma que los usuarios puedan recibir un mejor servicio y de más calidad asistencial".

Respecto a la fusión de los departamentos de otorrinolaringología de ambos centros, Begoña de Poo explicó que aún es pronto para hablar de un acuerdo, pero en todo caso recalcó que no va a ser una fusión, sino otro paso dentro del citado plan de cooperación. "Es algo que todavía está muy verde, pero desde luego que nuestra intención sigue siendo dar un mejor servicio en todas las disciplinas a través del plan de cooperación y aunque sí hubo conversaciones, insisto en que aún es incipiente y no se puede hablar de nada concreto", agregó.

La entrada en servicio del nuevo hospital Álvarez-Buylla de Mieres hace dos años provocó un impulso en la interrelación de servicios entre el Valle del Nalón y el centro sanitario del Caudal. Ambos centros comparten ciertos profesionales, como los nefrólogos, y también instalaciones, como la Unidad de Cuidados Intensivos del centro de Riaño, que también utilizan pacientes de Mieres. La cercanía de ambos centros y la mejora de las comunicaciones facilitan un acercamiento asistencial que era impensable hace tres lustros.

Compartir el artículo

stats