Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Trabajadores de Sanidad critican el traslado de 3.000 pacientes a Langreo

La junta de personal del área sanitaria VII, que comprende las localidades de Mieres, Lena y Aller, denunció ayer que unos 3.000 pacientes serán desviados al sanatorio Adaro, en Langreo. Se trata de personas que precisen revisión oftalmológica. La medida se lleva a cabo ante la falta de espacio para realizar estas consultas en Mieres, así como para aligerar la abultada lista de espera del servicio de oftalmología del hospital Álvarez Buylla, según les informó la gerencia.

Las argumentaciones no convencen a la junta de personal, donde destacan que al tratarse de una actividad de baja complejidad, coste reducido y numeroso índice de pacientes "se debe y puede realizar en nuestra propia comarca". Otra cosa, aseguran, "es que sea precisa la contratación de personal y habilitación de consultas para evitar el trasiego de ese abultado número de usuarios, muchos de ellos de avanzada edad".

Para la junta de personal esta medida se realiza "en el contexto de la fusión de áreas sanitarias que se está llevando a cabo de forma encubierta, sin información ni negociación". De este modo, recalcan "la nula voluntad negociadora", rechazando cualquier tipo de fusión.

Compartir el artículo

stats