Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La demora para operarse baja pese a la creciente lista de espera del hospital

El nuevo Álvarez-Buylla atiende las citas quirúrgicas en 62 días de media, igual que en Murias, pero con 300 intervenciones más programadas

Uno de los quirófanos del nuevo Álvarez-Buylla de Mieres. J. R. SILVEIRA

El nuevo Hospital Álvarez-Buylla es más cómodo, funcional y cuenta con equipos bastante más modernos que el viejo complejo sanitario de Murias. Ahora bien, han sido necesarios más de tres años para que se recuperen los tiempos de espera quirúrgica que se registraban antes del traslado a Santullano. Y es que la demora para operarse ya se encuentra en los niveles de principios de 2014, cuando el viejo Álvarez-Buylla cerró sus puertas. Según los últimos datos actualizados por el Servicio de Salud del Principado, en febrero la espera estructural media era de 62,2 días, mientras que en mayo de 2014, mes en el que completó el grueso del traslado del equipamiento de Murias al nuevo Álvarez-Buylla en Santullano, un paciente debía esperar 63 días por término medio para pasar por el quirófano.

El dato que pone en relieve que los tiempos del nuevo Álvarez-Buylla ya son aparentemente más ágiles que los del viejo hospital de Murias es que las esperas se han equiparado pese a que ahora hay una mayor cobertura en la atención. Según los últimos datos actualizados, actualmente hay 1.451 pacientes en lista de espera para una intervención quirúrgica, 321 más de los que había en lista de espera en mayo de 2014, cuando se cerraron definitivamente las instalaciones de Murias con 1.130 personas pendientes de ser intervenidas.

El actual Hospital Álvarez-Buylla dispone de siete quirófanos, dos más que su antecesor, y tres unidades para el trabajo de parto y recuperación, una más que el viejo hospital de Murias. Ahora bien, estas unidades han generado más problemas de los previstos en la todavía corta vida del centro sanitario. De hecho, las salas tuvieron que ser cerradas durante 10 días en el verano de 2015 debido a la necesidad de abordar obras de mejora y rehabilitación tras detectarse varios problemas. Entonces los médicos decidieron trasladar solamente a siete pacientes, cinco de ellos al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) y dos más al Hospital Valle del Nalón, ubicado en el distrito langreano de Riaño. Con el fin de evitar trastornos, la política seguida fue la de que los enfermos que no precisaran de una cirugía de forma urgente, y cuyo estado fuese estable, esperasen ingresados en el hospital hasta que funcionaran los quirófanos. Finalmente, los problemas se solucionaron y la actividad recuperó la normalidad.

Aún con bastantes más pacientes en lista de espera, el hospital comarcal ha mejorado los tiempos de reacción en lo que a intervenciones quirúrgicas se refiere de manera progresiva. En enero de 2015 la demora media era de 79 días, dos semanas por encima de los últimos registros del antiguo hospital de Murias. El pasado enero, un año después, la espera ya sólo era de 65 días y, en febrero de 62,2, un poco por debajo incluso de los registros de mayo de 2014.

En estos momentos, siempre según los datos que facilita la Consejería de Sanidad, ningún tipo de operación se hace esperar más de 179 días en el Hospital Álvarez-Buylla. Eso sí, según el recuento del pasado mes de febrero había un total de 434 pacientes que llevaban al menos tres meses esperando por fecha para operarse.

Compartir el artículo

stats