Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La central hidráulica del depósito de agua de Mieres ya funciona de forma experimental

La actuación, que tiene un coste de 1,7 millones de euros, está en periodo de validación a la espera de que acaben los trámites administrativos

La turbina instalada en la planta piloto ubicada en La Herradura.

La turbina instalada en la planta piloto ubicada en La Herradura. J. R. SILVEIRA

La nueva central eléctrica vinculada a la red de suministro de agua de Mieres ya está funcionando en fase de pruebas. Así lo aseguró Daniel Álvarez Díaz, de la Fundación Prodintec, que junto al Ayuntamiento de Mieres, la ingeniería Manutención Asturiana, la empresa Servo Ship y la Fundación Asturiana de Energía (Faen) forman el consorcio que desarrolla este proyecto pionero en Europa.

Álvarez Díaz hizo estas declaraciones durante su participación en el II Congreso internacional de energía sostenible, ingeniería, materiales y medio ambiente celebrado hace unos días en el campus de Mieres. El representante de la fundación participaba en una sesión organizada por Faen donde se trataba el uso del agua para producir energía a través de diversas iniciativas, entre ellas la que se desarrolla en Mieres. "Estamos en un momento de visitas y presentas del proyecto a la sociedad", destacó, señalando que la planta "ya arrancó, esta funcionando en pruebas, una fase de validación que se mantendrá por un tiempo ya que hay una serie de trámites administrativos que pasar y que nos están llevando más tiempo del esperado". Y es que la previsión inicial de la puesta en marcha del proyecto era mediados de 2016, pero las trabas administrativas que ha tenido durante todo el proceso lo han retrasado un par de años. "Cada mínimo cambio hubo que ajustarlo al proyecto, lo que ralentizó además la tramitación de los permisos", había asegurado Alejandro Fernández, también de la Fundación Prodintec.

El objetivo de esta central es que pueda general 700.000 kilovatios por hora. La planta, a través de un sistema modular diseñado por el consorcio del proyecto, permite el aprovechamiento hidráulico de un caudal de agua que es canalizado a través del depósito de La Herradura a una velocidad de 0,33 metros cúbicos por segundo. La zona de aprovechamiento se sitúa, en concreto, entre la cámara de rotura de carga de Villandio y la Herradura. El transformador cuenta con una tubería aérea en la mayor parte del desnivel de caída, consiguiendo un salto de 32,5 metros.

La intención es que la energía eléctrica que genere esta pequeña central se vuelque a la red, con lo que el Ayuntamiento de Mieres podrá sacar un beneficio económico del proyecto. Eso sí, la última palabra al respecto la tendrá la eléctrica Viesgo. Por otro lado, no se espera una alta rentabilidad, tal y como habían señalado desde Faen durante una de las últimas visitas a la planta, asegurando que este tipo de instalaciones parecen adecuadas para vincularlas a estaciones depuradoras o piscifactorías, cubriendo sus necesidades energéticas. En Asturias podrían utilizarse para alimentar a las redes de abastecimiento de agua potable, asumiendo el gasto energético de los bombeos.

El desarrollo del proyecto, denominado "Lifehygenet" tiene un presupuesto de 1.775.668 euros, de los cuales 718.363 euros son aportados por el programa europeo "LIFE+". La inversión inicial, según relataban sus gestores, se puede amortizar en unos cinco o seis años, aunque estas estimaciones pueden variar según cambien las tarifas eléctricas y la normativa sobre energías renovables. Estos sistemas modulares son rentables en potencias de generación de entre 300.000 kilovatios hora y un millón y medio de kilovatios hora, explicaron.

De momento, el proyecto pionero que se está desarrollando en Mieres ya ha suscitado el interés de empresas del norte de España y también de Sudamérica. De este modo, se está consiguiendo uno de sus principales objetivos de difusión.

Compartir el artículo

stats