Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La amenaza de nuevos insectos peligrosos para el medio ambiente asturiano

Otra especie invasora que llega a las Cuencas: primer caso de la oruga del boj

Vecinos de Mieres piden que se intervenga para que "no se convierta en una plaga" y advierten de que se la está tratando como si fuera la procesionaria

Un ejemplar de oruga del boj.

Un ejemplar de oruga del boj.

Primer caso de oruga de boj en las Cuencas. Vecinos de Vega de Arriba (Mieres) han dado la voz de alarma sobre la presencia de esta invasora, que puede secar las plantas y los árboles que ataca. "Está en varios arbustos y nos tememos que pueda expandirse muy rápido", denunciaron. Reclaman al Ayuntamiento que tome medias ante lo que puede convertirse "en una plaga muy dañina". Además, aseguran que los árboles están señalizados con una advertencia "sobre la oruga procesionaria, pero esa es una especie distinta".

Los problemas con la procesionaria comenzaron hace ya unas semanas. A principios de este mes, el Ayuntamiento anunció que "ante la aparición de oruga procesionaria en distintos puntos del concejo, se está trabajando de manera continua en su eliminación con el objetivo de evitar su presencia". Además, señalaron que actuarían especialmente "en zonas concurridas como parques, áreas caninas o paseos". La procesionaria es muy peligrosa para los animales. De hecho, dos perros fueron tratados durante el mes de febrero. El primero salió adelante, según testigos, "por la rápida intervención de un veterinario, que reaccionó en cuanto vio los síntomas que estaba padeciendo el animal". También pueden ocasionar daños a las personas, sobre todo a los niños, ya que tienen un fuerte veneno.

El servicio de limpieza del Ayuntamiento actuó contra esta oruga en Figaredo, Turón, Barredo y Vega de Arriba. Pero, en este último barrio, se produjo una confusión: "Los arbustos están llenos de la polilla de boj, y se está tratando como si fuera la procesionaria", señaló un representante de los vecinos de Vega de Arriba. Han grabado vídeos y sacado fotos que indican claramente la presencia de esta invasora, pocas veces vista hasta ahora en las Cuencas.

La oruga del boj llegó a España hace relativamente poco. Se documentó su presencia, por primera vez, en 2014. Ha ganado presencia con el paso de los años y los vecinos temen que Vega de Arriba sea sólo el inicio de "una auténtica plaga que dañaría gravemente el entorno". Se trata de una oruga muy voraz, que puede producir el secado y la muerte de las plantas afectadas. Es originaria de China.

El caso más grave en Asturias, hasta ahora, se produjo en el entorno de Gijón. Ocurrió en el año 2018 y fue una auténtica "invasión". Desde el Principado no la tildaron de plaga porque no afectó a cultivos. Las orugas se extendieron por caminos, carreteras, muros y viviendas. "Nunca vimos nada igual, parece el desembarco de Normandía", clamaron entonces los vecinos.

Compartir el artículo

stats