Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hunosa retoma los estudios para instalar parques eólicos en los valles mineros

La empresa pública evalúa las posibilidades de colocar aerogeneradores como parte de su nueva estrategia de "diversificación energética"

Un vecino, ante uno de los aerogeneradores del parque eólico de Chao de Grallas, en Villanueva de Oscos. LUISMA MURIAS

Energía eólica para impulsar la generación eléctrica una vez se produzca el anunciado cierre de las centrales térmicas asturianas. Este es uno de los escenarios que maneja la compañía estatal Hunosa, que mantiene su interés en el desarrollo de parques eólicos en las Cuencas. Así lo aseguró el presidente de la compañía, Gregorio Rabanal, en una de sus últimas apariciones públicas, durante las Jornadas Técnicas sobre la Descarbonización en el Noroeste de España organizadas en la Escuela de Ingeniería de Minas, Energía y Materiales de Oviedo. El máximo responsable de la compañía afirmó que está "en fase de evaluación" el desarrollo de la energía eólica, dentro de las estrategias de diversificación de la compañía, como es la conversión de la térmica de La Pereda en una planta de biomasa o, incluso, la utilización de los pozos para almacenamiento de energía.

La posibilidad de instalar parques eólicos por parte de la firma estatal no es algo nuevo, si bien parecía que la compañía había abandonado esta estrategia de diversificación tras no cuajar los proyectos iniciales. De hecho, en el pasado llegó a existir un acuerdo con la eléctrica Endesa para instalar aerogeneradores en áreas concretas de los concejos de Morcín, Riosa, Lena, Aller y Laviana. Eran tiempos en los que Juan Ramón García Secades estaba al frente de Hunosa y aseguraba que "la idea es optar al desarrollo de parques eólicos en las zonas donde el Principado lo autorice". Los planes iniciales se truncaron, pero no la iniciativa, que también llegó a proyectar el desarrollo de un parque eólico en Turón (Mieres), que tampoco fructificó.

También aludió el actual presidente de la empresa pública, Gregorio Rabanal, a la "biomasificadora", señalando que "está en pruebas". Y es que la compañía, con María Teresa Mallada al frente, había puesto en marcha un centro logístico de tratamiento de madera para biomasa que se levantaría en las antiguas minas de Solvay en Siero. Rabanal, tras llegar a la compañía, anunció que posponían el proyecto hasta conocer el plan de negocio.

Pero no se pararon todos los proyectos de Mallada. La extensión de la geotermia del agua de mina de los pozos es una de las iniciativas que sí se mantuvieron e, incluso, se está ampliando. Y es que tras la puesta en marcha de una red de calor en Mieres, Hunosa desarrollará ahora una red similar en Langreo.

También destacado es el proyecto para la conversión de la térmica de La Pereda en una central de biomasa. La central, tal y como se encuentra en la actualidad, puede seguir funcionando hasta diciembre del año que viene, pero para seguir encendida tendrá que modificarse. La transformación "no es complicada ni costosa y será factible en un horizonte de dos a tres años", tal y como ya publicó LA NUEVA ESPAÑA. La planta seguirá teniendo una capacidad de generación eléctrica de 50 megavatios y precisará entre 350.000 y 400.000 toneladas anuales de biomasa. En este sentido, Hunosa prevé obtener unas 9.000 toneladas anuales de combustible dentro de los terrenos de su propiedad. El resto también podrá salir de Asturias Esto, además, traería consigo la creación de nuevos puestos de trabajo.

Por último, Rabanal aludió a la utilización de pozos para almacenamiento de energía, si bien poco más aclaró en este sentido, ya que sería algo novedoso y, sin duda una nueva estrategia más para mantener una empresa que cada vez se muestra más alejada de su actividad original, la minería del carbón.

Occidente asturiano

La mayor parte de los parques eólicos existentes en el Principado se encuentran en el Occidente. En total, son 18 las instalaciones de este tipo repartidas por la región, en los concejos de Coaña, El Franco, Boal, Castropol, San Tirso de Abres, Villanueva de Oscos, Grandas de Salime, Allande, Valdés, Salas, Cudillero, Tineo, Belmonte, Villayón y Las Regueras. Todos estos parques eólicos suman una capacidad de generación eléctrica de 432,55 megavatios. Una potencia ligeramente superior a los 355 que tiene la térmica de Lada, en Langreo, que Iberdrola quiere cerrar.

Compartir el artículo

stats