Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los trabajadores de tres contratas piden a Hunosa que los incorpore a su plantilla

Los operarios que prestan servicio en los pozos Nicolasa, Santiago y Carrio quieren evitar acudir al juez para conseguir "lo que es de justicia"

Protesta de los trabajadores de subcontratas que tuvo lugar en el campus de Mieres, en una imagen de archivo.

Protesta de los trabajadores de subcontratas que tuvo lugar en el campus de Mieres, en una imagen de archivo.

Las últimas semanas están siendo un quebradero de cabeza en el área de personal de Hunosa. En pleno conflicto laboral con los trabajadores de la subcontrata Sacyr -antes Imsa-, que opera en el lavadero del Batán en Mieres, ahora se le acumula una nueva oleada de trabajadores de empresas externas que también quieren engrosar la plantilla de la hullera pública al entender que "tienen derecho". Un argumento avalado semanas atrás ya por el SOMA-FITAG-UGT.

Son tres las contratas que ahora reclaman su incorporación: Carbomec, Satra y Acciona. Todas ellas incorporadas a la hullera pública para realizar labores de interior en varios pozos, el aún activo Nicolasa de Mieres, y también las explotaciones de Carrio y Santiago, de donde ya no se extrae carbón y están en proceso de cierre.

El argumento de los comités de empresa de estas compañías es tan sencillo como el de sus compañeros de Imsa: están haciendo exactamente la misma labor que el personal de Hunosa. Sus portavoces resaltaron que "somos parte de la actividad principal de la empresa, hacemos el mismo trabajo que los compañeros de Hunosa, somos mineros que trabajamos en los mismos tajos". Pero con una "pequeña" salvedad, apuntan: "Solo nos diferencian peores salarios y más incertidumbre laboral y económica para nuestro futuro y el de nuestras familias".

La reivindicación sindical también es contundente: "Queremos que el Presidente de Hunosa -Gregorio Rabanal- dé un paso adelante y tome la iniciativa, como hizo la dirección de la cual él formaba parte en el año 2011 cuando se concretó la incorporación de 264 compañeros de este colectivo". Los comités de las contratas reclaman que la hullera pública debe de dar ejemplo y aprovechar "la oportunidad de convertir a Hunosa en una empresa justa de verdad y ser el escaparate de la tan ansiada transición justa de la minería. De momento no lo está siendo", zanjaron.

Las plantillas de las contratas se ven como "el eslabón más débil de la cadena" y alertan de que "si vienen dificultades, y a la vista de cómo discurren los acontecimientos parece que va a ser así, los primeros en ir a la calle con una mano delante y otra detrás seremos nosotros". Por ello creen que "sería de justicia que nuestro futuro fuese el de los trabajadores de Hunosa, para bien o para mal".

Los portavoces de las contratas reclamaron a Rabanal que "haga suyas las palabras de la Ministra de Trabajo para que las empresas no puedan subcontratar su actividad principal, lo que supondría nuestra contratación directa en la empresa matriz, y erradicaría la precariedad laboral que estamos sufriendo, que además de salarios bajos, trae consigo inseguridad y perdida de la estabilidad emocional, lo que supone un riesgo más para nosotros".

Por último, afirman que no les temblará la mano en ir ante el juez si no hay acuerdo. "Esperemos que no nos obliguen a reclamar en los juzgados algo que entendemos que es nuestro derecho", advierten.

Compartir el artículo

stats