Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Madereros y sindicatos rechazan el modelo eléctrico que arrincona a la biomasa

El Maeral, el SOMA y CC OO afirman que peligra el proyecto para transformar la térmica de La Pereda, que usaría combustible de la zona

Una tala de árboles en Mieres realizada por la cooperativa El Maeral, que pretende impulsar la actividad maderera en la comarca. | LNE

Una tala de árboles en Mieres realizada por la cooperativa El Maeral, que pretende impulsar la actividad maderera en la comarca. | LNE

El modelo de subasta de las renovables diseñado por el Gobierno central y que daña especialmente al sector de la biomasa ha provocado una batería de alegaciones por parte de los sindicatos para tratar que el proyecto para transformar la térmica de La Pereda en una central híbrida, y que

El gerente del colectivo, Juan José Menéndez, explicó que la cooperativa ya tenía avanzadas conversaciones con la empresa Hunosa para poder suministrar combustible a la térmica con las diversas plantaciones de las que dispone. “Uno de los proyectos con los que estaba trabajando Hunosa era el de Maeral, que conllevaba un buen número de puestos de trabajo asociados”, señaló Menéndez, que agregó que “las últimas noticias en torno a la biomasa son bastante negativas, pues nuestra intención era que el grupo pudiera suministrar madera a la térmica”. “Ahora estamos pendientes de cómo se desarrolla esto, ya que puede ser muy perjudicial”, explicó Menéndez.

El gerente del Maeral afirmó que hace unos meses se reunió tanto con los responsables sindicales del SOMA-FITAG-UGT y CC OO de Industria, además de con la empresa pública Hunosa. “Todos estamos en la misma sintonía con este proyecto, y ahora esperamos que las alegaciones que han presentado se tengan en cuenta para poder sacar adelante el proyecto de biomasa en la térmica de La Pereda”, señaló el gerente del Maeral.

“Esperemos que se pueda hacer una excepción con la térmica de La Pereda como piden los sindicatos, porque conlleva empleos asociados y la transformación de una central hacia las energías limpias”, apuntó Menéndez.

Desde que el Gobierno anunciara la nueva subasta para las renovables, en la que apenas deja un hueco de 80 megavatios para la producción con biomasa, las críticas sindicales no han dejado de llegar. Tanto el SOMA como CC OO de Industria, en la que se enmarca la sección sindical en Hunosa, han presentado una batería de alegaciones al proyecto. Fundamentalmente, el objetivo de ambos sindicatos es el de salvar el proyecto de La Pereda, sin olvidar otras iniciativas que se verían afectadas por el modelo de subasta que el Gobierno pretende aprobar.

Desde el SOMA, explicaron que sus alegaciones inciden especialmente “en la exigencia de que se realicen las modificaciones normativas necesarias para poder incluir el proyecto de la central térmica de La Pereda en un mecanismo de apoyo de energías renovables, como Proyecto de Transición Justa, y considerando criterios ambientales, económicos y sociales, en la línea de lo recogido en los distintos acuerdos sellados con el Gobierno de España para las comarcas de carbón y centrales térmicas en cierre”. El sindicato subrayó que “el Acuerdo sobre el Plan de Empresa 2019-2027 de Hunosa tiene como objetivo posibilitar una transición desde la actual estructura de la empresa, esencialmente minera, hacia una compañía basada en actividades en el campo de la Energía y del Medio Ambiente que posibiliten su estabilización a largo plazo”. En este sentido, indicaron que la hoja de ruta “está fundamentada en la garantía de la principal actividad de la empresa, en términos económicos, como es la térmica de La Pereda, recogiendo las medidas necesarias para garantizar la transición de dicha instalación hacia un régimen de funcionamiento estable”, que pasaría inexorablemente, por la biomasa.

Para CC OO de Industria de Asturias el formato de subasta presentado por el Gobierno “podría hacer inviable los proyectos que actualmente en nuestra región se encuentran en fase de desarrollo, muy especialmente aquellos que tienen posibilidad de ubicarse en las comarcas mineras asturianas como son la hibridación con biomasa de la central térmica de La Pereda, perteneciente al Grupo Hunosa, y el proyecto de central de biomasa en terrenos de las antiguas explotaciones mineras en Cerredo”.

Por ello, indican, sus aportaciones “van en coherencia con el proceso de transición ecológica y descarbonización y responden a la adecuación de dicho proceso a la realidad de los territorios en que se desarrollan”, y explicaron que se centran en tres aspectos: “El aumento del volumen general de potencia a subastar en el Estado español, realización de subastas específicas a mayores para el ámbito de las comarcas en proceso de transición y descarbonización y exclusión de aquellos proyectos del régimen de subasta, procediendo a la asignación directa, cuando se esté planteando la transformación de instalaciones que utilizaban combustibles fósiles a otras que lo sean mediante energías renovables”.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats