Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Acepta dos años de cárcel por tráfico de drogas y conducción temeraria en Langreo

Un conductor sin carné empotra un coche contra un edificio en Sotrondio tras destrozar una cabina telefónica y parte del mobiliario urbano

Estado en el que quedó el vehículo, con la cabina dañada en primer término.

Estado en el que quedó el vehículo, con la cabina dañada en primer término.

El vecino de Langreo acusado de tráfico de drogas y conducción temeraria por huir de la Policía a gran velocidad por las calles de La Felguera, en junio del año pasado, aceptó ayer una pena de dos años y un día de cárcel y la retirada del carné de conducir durante año y medio. En la persecución, el hombre lanzó por la ventanilla una bolsa de plástico, que posteriormente fue recuperada por los agentes y que contenía en su interior cinco envoltorios plásticos termosellados con cocaína. Además, se resistió al arresto, llegando a forcejear de forma violenta con los agentes. Uno de ellos sufrió lesiones de las que tardó en curar 30 días, según indicó la Fiscalía, que pedía inicialmente seis años de cárcel.

El acuerdo evitó que se celebrara el juicio, previsto para ayer. Por el delito de conducción temeraria, el acusado aceptó una pena de seis meses de cárcel y retirada del carné de año y medio; por conducir sin carné, sesenta días de trabajos en beneficio de la comunidad; por tráfico de drogas, un año, seis meses y un día de cárcel, así como una multa de 300 euros. También deberá abonar 540 por el delito de resistencia a la autoridad y 90 por el de lesiones.

Otro conductor que carecía de permiso de conducir, en este caso en San Martín, empotró el vehículo que conducía contra la fachada de un edificio del barrio de El Serrallo, en Sotrondio, tras subirse a la acera y llevarse por delante un banco y una cabina telefónica. Fue el pasado jueves. El accidente se saldó con daños materiales y ninguna persona herida.

El conductor del vehículo, un varón vecino del concejo de San Martín, carecía de permiso de conducir, a lo que hay que añadir que el turismo que conducía no disponía del seguro de responsabilidad civil obligatorio. “El turismo implicado resultó ser propiedad de un varón, también vecino de San Martín, que acompañaba en el asiento del copiloto al conductor y que huyó tras la colisión, para más tarde comparecer” por voluntad propia en la oficina policial y confirmar los hechos, indicó ayer el gobierno local.

Compartir el artículo

stats