DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Otra “guerra de pastos” con León

Ganaderos de Aller, Lena y Mieres denuncian las “trabas” para llevar sus reses a puertos de la provincia vecina: tendrán que sanearlas este mes

Vacas pastando en San Isidro, en el límite entre Aller y León.

Vacas pastando en San Isidro, en el límite entre Aller y León.

Llega la temporada de pastos y, con ella, otra “guerra” ganadera con León. Tras años de disputas por el aprovechamiento de Puerto Pinos –con pastos de Mieres en el municipio de Babia–, ahora la Junta de Castilla y León ha implantado una nueva norma: todas las reses asturianas que pasten en puertos limítrofes tendrán que estar saneadas antes de la apertura de la temporada (prevista, en casi todos los puertos, para el 1 de junio). Según los ganaderos afectados, la mayoría de Lena, Mieres y Aller, es “una traba más para nuestra labor”. Ven casi imposible que sus reses estén saneadas a tiempo, aunque no saben a quién culpar: “La Junta asegura que avisó al Principado de esta decisión ya el año pasado, en el mes de diciembre”.

Los ganaderos asturianos lo supieron hace unos días. La norma, basada en la legislación europea, es clara: todo el ganado de dos comunidades autónomas que coincida en los puertos tiene que tener las pruebas de saneamiento con una anterioridad no superior a los treinta días. “No sabemos quién fue el culpable, si la Consejería no nos avisó o si León no avisó a la Consejería. El caso es que nos encontramos con la obligación de sanear”, explicaron ganaderos afectados.

La norma afecta a más de 10.000 reses en Asturias. Solo en San Isidro, pastan más de mil vacas alleranas. “El lunes nos habían dicho que no hacía falta sanearlas este año, que la normativa entraría en vigor ya la próxima semana. Ahora nos dicen que sí, con el trastorno que esto conllevará para todos los productores de municipios limítrofes. Muy especialmente a Lena, Mieres y Aller”, afirmaron representantes del sector primario en Asturias.

El Principado ya ha puesto sobre la mesa sus planes para cumplir con la normativa. Pasan por iniciar una campaña de saneamiento extraordinaria, que financiará el Gobierno regional, el próximo día 24 de mayo. Se realizarán dos pruebas: la tuberculina y la comparada. Esta segunda permite descartar falsos positivos de enfermedades en las vacas.

No es suficiente, claman los ganaderos. “Hay que tener en cuenta el plazo que se está manejando. Si inician la campaña el día 24, será prácticamente imposible que todas las reses puedan iniciar el aprovechamiento de pastos en la fecha prevista (el 1 de junio”, destacaron. Y van más allá: “Tienen que pensar también que hay puertos que abren antes, ya dentro de una semana, en León. El acceso de las vacas asturianas a estos pastos se retrasará mucho, mientras que las de León llegarán en la fecha prevista porque los ganaderos estaban al tanto de la normativa y la campaña de saneamiento, si fuera precisa, se ha planificado con tiempo de sobra. Es un agravio comparativo y nosotros no hemos hecho nada mal, cumplimos con toda la burocracia y luego las administraciones no tienen en cuenta las pérdidas que tendremos si ellos no hacen bien su trabajo”.

Pérdidas como el sustento de las vacas que no puedan acudir a los pastos en la fecha señalada, bien por falta de saneamiento o por un resultado positivo –que luego podría descartarse–. La polémica está aun más acalorada en Pinos, donde todos los veranos ya surgían fricciones entre los productores de Babia y Mieres por el mero aprovechamiento.

Compartir el artículo

stats