Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Albino Suárez

Como el río

Albino Suárez

Propuesta de cronista

Francisco Trinidad tiene madera de buena calidad para ser el cronista oficial del concejo de Laviana

No es la primera vez que escribo sobre los diversos cronistas oficiales habidos en Asturias. Y más concretamente en la cuenca del Nalón. También es verdad que, de vez en cuando, hubo alguna Carta el Director, hablando del caso y proponiendo a éste o aquél.

Hace escasos meses el concejo de Caso nos sorprendió nombrado a Juan Manuel Estrada (Juanchi para todos), lo que ha resultado un acierto, pues nos viene demostrando amplio conocimiento histórico-popular del alto Nalón; soltura y amenidad literaria, jugosidad narrativa y descripción temática de los temas que refiere, enraizados en el suelo del ancestro y de la trayectoria de los diversos personajes que ha tratado. Y trata.

Por seguir como el río, que corre al mar, Sobrescobio carece de la figura de tal cronista. Aunque, de contar con él, hay quien viene haciendo de cronista no oficial, que es Monchu Calvo, el cual, no extrañaría nada que el vecino concejo coyán, que tan bien atina en el quehacer municipal, le nombrase y le diese cualquier día el carnet de Cronista Oficial.

Aguas más abajo, Laviana, donde ya tuvo Cronista Oficial, cual fue el poeta Emilio Martínez, (1878-1959) nombrado por Atanasio Pandiella, en 1951, con una asignación mensual de 250 pesetas, cosa que no es norma en estos casos, aunque sí son los cronistas oficiales consultados algunas veces por las corporaciones de turno cuando necesitan conocer detalles de alguna historia o de algún personaje. Los cronistas oficiales suelen ser fuente en la que beben algunas alcaldías. Eso sí, pero no al servicio político servil de ellas.

Lo que no es frecuente es que, a la propuesta de un cronista oficial por un grupo político, se viese bien tal propuesta, así como que un responsable de la cultura, dijese que sí, pero que tendría que convocarse un concurso... Eso, para que los interesados, si los hubiera, desistieran de la posibilidad del cargo o bien se tirasen los trastos a la cabeza. Dígase que el concejal aquél no sabía de qué iba y van estas cosas...

Y llegado aquí, como cronista libre de cargos y de obligaciones que a nadie debo, se me ocurre pensar que, ya que Laviana carece de cronista oficial, que Francisco Trinidad puede ser un cronista válido. Un buen puntal. Escribe bien, tiene varias obras de investigación sobre Laviana y diversos aconteceres, que avalan un quehacer de meritorio pro. Tal vez no sea muy diverso y de trabajos populares del sentir entrañable del municipio, pero eso se consigue cuando la raíz está profunda en la tierra; porque siendo así, existiendo el árbol, el fruto luciría pronto. O sea, que hay en Francisco Trinidad madera de buena calidad para cronista oficial.

Compartir el artículo

stats