Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pensamiento

Homenaje a la inteligencia

El número extraordinario de diciembre de Ábaco, Revista de Cultura y Ciencias Sociales, dedicado a la memoria de Gustavo Bueno

Luis García Montero.

Luis García Montero.

Entre junio y diciembre de 2017, un grupo de más de veinte especialistas trabajó para poner a disposición del público un balance sobre la importancia de la filosofía de Gustavo Bueno, un año después de haberse ido irremediablemente. Ya corretea por las librerías y las bibliotecas y las redes sociales, recién salido de la imprenta. Además del valor de su contenido, podrá apreciarse la estética con la que se ha vestido, gracias a la artista Ada Pérez García.

Lo obvio no haría falta decirlo, pero tratándose del animal humano parece conveniente incluso repetirlo asiduamente. El materialismo filosófico, creado por Bueno, no es una filosofía solo para filósofos o para partidarios del materialismo o para gente de un cierto nivel académico, ni menos aún señal de sectarismo alguno. Es la filosofía que España ha producido en las última décadas, no la única, por supuesto, pero sí una muy bien templada, con mucha hondura y la de mayor influencia.

¿Qué sería de Francia, si su ciudadano medio no dijera "Sí, bien sûr, conozco a Voltaire y también a Foucault"? ¿Qué sería de Alemania, si su ciudadano medio no dijera "Claro, natürlich, sé quién es Kant y también Habermas"?, ¿Qué sería del Reino Unido, si su ciudadano medio no dijera "¡me toma el pelo?, of course, conozco a Hume y a Bertrand Russell"? ¿Qué sería de España, si su ciudadano medio no llegara a poder decir "Por supuesto, sé quiénes son Jovellanos y Gustavo Bueno?

Siempre se ha medido la riqueza de las naciones por la renta per cápita, pero luego se ha necesitado profundizar algo más e idear el ranking del IDH (Índice de Desarrollo Humano), y cuando se ha querido ir aún más allá en el diagnóstico se ha debido reconocer que la investigación científica y tecnológica señala el verdadero nivel alcanzado por un país. Pero los más sabios, los más prudentes, los más interesados en lo esencial y, por tanto, despreocupados por las apariencias (ese es su talón de Aquiles), saben que un país que no tenga filosofía "podrá tener prosperidad, pero será precaria, será humo, será nada" ( Jovellanos).

No se trata de conocer agudas precisiones o de dominar los tecnicismos de la doctrina, ni siquiera comulgar con parte de ella, ni menos aún participar del halo de lo que en ella pudiera haber de ideología, ¡no!, se trata de pensar a la altura de los tiempos, se trata de no dejar que el lenguaje cree moho o se desgaste o degenere o malogre hasta perder su viveza, porque se impongan los videojuegos o florezca la semántica del WhatsApp.

Qué alegría da saber que este año tenemos oficialmente una nueva palabra en el español, "aporofobia" (odio a los pobres), que Adela Cortina introdujo hace años y que muchos profesores de filosofía utilizamos en nuestras clases desde entonces. Pero qué vértigo constatar que palabras como "democracia" o "nación" pueden ir corrompiéndose al perder su riqueza y complejidad para convertirse en mistificaciones de alucinados. No se trata de que el español medio comparta la doctrina sobre el significado filosófico de nación o de democracia que G. Bueno propone, se trata de salir de la simpleza ordinaria en donde habitualmente pensamos, se trata de no bañarse en un charco, de hacerlo al menos en una piscina y, si puede ser, en el mar.

Pues bien, a este buen ciudadano, a esa mujer y ese hombre de a pie que quiere no andar del todo desfasado, como aquel torero que habiéndosele dicho que en la plaza se hallaba Ortega y Gasset, y habiendo preguntado por su profesión, al conocer la respuesta exclamaría "hay gente pa to", a esos quinientos millones que hablan español, cabría proponerles una prueba: "¿Tenéis alguna idea que podáis exponer sobre G. Bueno o sobre alguno de los temas que se abordan en el número de Ábaco que se le dedica, que un abanico de investigadores y estudiosos, como Ricardo Sánchez Ortiz de Urbina, Alberto Hidalgo, Pérez Herranz, David Alvargonzález, Marino Pérez, Jesús Maestro, Pedro Insúa, Atilana Guerrero, Iván Vélez, J osé Alsina, Íñigo Ongáy, Nicole Holzenthal, Carlos Madrid, Pérez Jara, Lino Camprubí y Carlos Iglesias, coordinados por N acho F. del Castro, Pablo Huerga y yo mismo, con la colaboración de Miguel Ángel A. Areces? tenéis alguna idea, repetimos, sobre algo de todo esto? Si no tuvierais idea ni interés, ¿habéis conseguido al menos ser parte ya insustituible en alguno de vuestros videojuegos? Y si por edad esto no procediera, ¿estáis seguros de utilizar más de cuatrocientas palabras del español que habláis?

Imaginemos que ese ciudadano medio pone condiciones. "Yo lo que quiero es hacerme una idea leyendo un poco aquí y allá, según me interesen los temas". Pues bien, eso es posible concedértelo. Verás que algunos artículos no tienen especial dificultad y que, sobre todo, en la segunda parte de la revista, dedicada a glosar muchos de los libros más representativos de nuestro filósofo, puede uno ir sacando con relativa facilidad una aceptable perspectiva del conjunto de su pensamiento.

Pero no todos los ciudadanos son iguales y habrá quien ponga otras condiciones, como por ejemplo, "Yo lo que quiero, como mujer exigente que soy, es leer temas con miga, que no sean rollos?". Para estos casos, también hay salvación. Seguro que en varios de los artículos encuentras temas de candente actualidad (Cataluña, feminismo, nacionalismo?).

Habrá un tercero que diga: "Bien, gracias por la información, ya veo que es algo divulgativo. Yo lo que buscaba era algo más profundo? Lo dejaré para otro momento". ¡Detente, ciudadano! No nos hemos explicado bien. Artículos sesudos también encontrarás, de esos que tal vez los eruditos van a estar citando durante décadas. Tenemos, para empezar, al primer discípulo de GB, que ya ha conseguido forjar su propia filosofía sin abandonar la influencia de su maestro, que en su artículo explica desde su sistema en qué sentido el materialismo filosófico tiene y tendrá vigencia. Y tenemos más, pero no quiero aturdirte. Anda e infórmate.

Compartir el artículo

stats