Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista a la escritora

Inés Plana: "No hemos aprendido nada de la crisis económica"

La periodista vuelve al género negro con 'Antes mueren los que aman', la continuación de su primera novela ambientada en la recesión

Inés Plana fue directora de la revista 'Vivir bien'.

Lo de Inés Plana (Barbastro, 1959) puede que fuera un milagro, como ella misma llega a reconocer, cuando recibió una oferta de una gran editorial a los tres meses de mandar el manuscrito de su primera novela. Aunque lo cierto es que 'Morir no es lo que más duele' se convirtió en todo un éxito de la novela negra española y a Plana en un referente del género. Ahora, regresa con la segunda parte de las aventuras y desventuras del detective Tresser en 'Antes mueren los que aman', un libro en el que reconoce que ha hecho uso de menos oscuridad y el cual define con las palabras "maldad, violencia y amor". "Tiene menos oscuridad que el primero, que fue novela negra total. Tiene más puntos de luz y más amor", reconoce la escritora y periodista, que fue directora de la revista 'Vivir bien'.

'Antes mueren los que aman'

En las Navidades de 2009, con un país aplastado por la crisis, una funcionaria de la Seguridad Social muere al ser empujada violentamente contra una cristalera. Quien lo hace es una joven que huye del lugar sin dejar rastro. Este es el caso que investiga Julián Tresser, teniente de la Policía Judicial de la Guardia Civil, cuando surge la primera pista fiable sobre el paradero de Luba, una chiquilla de doce años que desapareció misteriosamente dos años atrás (510 pág. P.V.P. 18,90€).

Y es en esta nueva historia de crímenes -con decapitación incluida- es donde la escritora ha decidido poner sobre la mesa algunos de los temas más actuales. Desde la trata de seres humanos, pasando por la violencia machista y la manera que tienen distintos personajes de enfrentarse a la crisis económica que comenzó en 2008 y que según Plana "en ningún momento ha terminado". "No hemos aprendido nada de la crisis. Ahora otra vez estamos con la burbuja, esta vez la de los alquileres. Los bancos al principio eran reticentes a dar hipotecas, ahora tienen más manga ancha. En la historia contemporánea de España habrá un antes y un después de la crisis. Ni somos los mismos ni pensamos igual, nos hemos vuelto más desconfiados, también menos sueltos con el bolsillo... y esto ha generado una precariedad que hay familias que ya no van a salir adelante jamás. Ha roto muchísimas vidas", asegura la escritora, que además hace hincapié en que "la novela empieza con la crisis en 2009 y ésta planea como un personaje más. Hay quienes se han beneficiado de ella, otros que están devastados y algunos que al quedarse sin nada no reaccionan de la mejor manera. Hay gente que tenía mucho y no ha sabido ser pobre, esto genera muchas situaciones literarias".

Además, la también periodista, abiertamente feminista, ha puesto en su historia a una menor afectada por la trata de blancas. "Este tema me preocupa muchísimo y me indigna que año tras año siga creciendo sin parar. Ya forma parte del 3% del PIB de España y nadie le pone freno cuando sabemos que está generando una de las mayores esclavitudes que existen", sentencia. "En el caso de menores es peor todavía, son indefensos y muchas veces son las propias familias las que los venden. Yo en el caso de la violencia contra las mujeres, siendo feminista, tengo sensibilidad para fijarme en esos temas y hacerlos protagonistas de mis novelas. La novela negra no es amabilidad, no es bonita, no es un mundo 'happy'... mostramos siempre lo peor de cada casa, lo más oscuro que tenemos, pero con lo que convivimos. Lo que escribo nos puede pasar a cualquiera", agrega.

Violencia machista

Con un sinfín de personajes y algunos escenarios reales y otros ficticios, la novelista ha vuelto a hacer honor al género con un libro en el que no se deja nada en el tintero. "Hablo de violencia machista. Si tuviera que decir cuál es la forma más básica de maltrato hacia la mujer sería a través de la educación. Ahí empieza el germen de todo. La mayor muestra de violencia machista es la relación de los padres con sus hijas o algunas madres con sus hijos. Las diferencias entre hermanos y hermanas se han hecho durante años. A las niñas se les exige más en la casa, se sigue separando y poniendo juguetes sexistas y ahí empieza la violencia machista implícita. Las relaciones están establecidas en el machismo que es el primer paso hacia la violencia. Vivimos en una sociedad dominada por el hombre".

"Observo mucho a la gente, leo muchas historias y crónicas en prensa, las novelas me dan muchísimas pistas, creo los personajes de la nada"

Inés Plana - Escritora y periodista

Con una tercera novela de Tresser ya en mente, Plana sabe que finiquitará la historia del teniente de la Guardia Civil "cuando el cuerpo me lo pida". "Empecé con la novela cuando escuché una voz que me decía que lo hiciera y cuando me diga que deje a Tresser lo haré. Vivo el presente, son tiempos que es mejor así, vivir sin grandes planes", sentencia.

Consciente de que "los escritores estamos todos un poco locos", hace uso del género negro para mostrar que todas las personas tienen sombras en su vida, como sus personajes, que ella misma califica de "atormentados". "Todos hemos pasado por épocas difíciles. O bien tenemos remordimientos o esa cosa tan dañina que se llama culpa porque las relaciones personales con amigos o familia siempre generan esas perturbaciones emocionales. A mi me gusta inventarme los personajes enteros, pero no uso nada de lo que a mí me haya podido pasar conscientemente. Observo mucho a la gente, leo muchas historias y crónicas en prensa, las novelas me dan muchísimas pistas, los creo de la nada, pero con los referentes que tiene mi subconsciente, no me doy cuenta que pongo algo de mí, aunque algo tendrá, pero muy diluido".

Inés Plana es un referente en el género negro.

- ¿Cómo se siente una escritora al dar el pelotazo con su primera novela?

- Tardé muchísimo en reaccionar, no me lo podía creer y cuando me lo dijeron, que estaba con mi marido, pensé que era una novela milagro. Durante la creación me pasaron muchos desastres, sobre todo a nivel familiar, y no me podía creer que una editorial me dijera que me la publicaba tres meses después de mandarles el manuscrito. Fue un sueño, una de las experiencias como escritora más inexplicables de mi vida, no puedo explicarlo porque son sensaciones, tengo esa situación tan interiorizada que no puedo decir nada sin ponerme muy cursi.

Compartir el artículo

stats