Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Esta racha puede ser histórica

El Liberbank Oviedo se mide hoy (19 horas) al Lleida en Pumarín, donde tratará de sumar por primera vez seis victorias seguidas

Roope Ahonen, con el balón, defendido por Bolmaro en Pumarín.

Roope Ahonen, con el balón, defendido por Bolmaro en Pumarín.

El de hoy (19 horas) ante el Lleida en Pumarín no es un partido cualquiera para el Liberbank Oviedo Baloncesto. Una victoria sería la sexta seguida, algo que nunca ha conseguido el equipo carbayón en las seis temporadas que lleva en la LEB Oro. Tan solo en dos ocasiones logró el OCB sumar cinco triunfos de forma consecutiva: en la temporada 2015-16, entre las jornadas cuarta y octava, en las que doblegó a Ourense (76-68), Cáceres (82-78), Barcelona B (73-90), Navarra (72-63) y Lleida (72-74); y en la 2016-17, entre la decimotercera y la decimoséptima, cuando ganó al Leyma Coruña (82-72), Marín Peixegalego (65-76), Palma Air Europa (90-76), Araberri (75-86) y Barcelona B (80-60). La racha se rompió en la primera ocasión en Pumarín frente al Palencia (68-74) y en la segunda, también en casa, ante el Ourense (70-74).

El Liberbank tratará, además, de dar otro paso hacia un play-off de ascenso a la ACB que tiene muy cerca de asegurarse y que sería el cuarto que disputa de forma consecutiva. Los ovetenses son terceros en la clasificación, empatados a 18 victorias con el segundo y el cuarto, y con una renta de cuatro partidos de ventaja sobre el décimo, el primero que no jugaría el play-off, cuando restan siete encuentros por celebrarse para concluir la liga regular.

El Oviedo Baloncesto llega tras ganar (84-89) en la cancha del Castelló y ampliar una racha que comenzó ante el Covirán Granada (76-56) y que continuó ante Canoe (59-70), Barcelona B (103-63) y Araberri (71-63). El Lleida, equipo que visita hoy Pumarín, llega tras ganar 67-66 al Barcelona B, un triunfo que le permite seguir aspirando a clasificarse para el play-off. Los catalanes llevan trece victorias y son undécimos, a dos victorias del noveno, que ahora mismo es el Levitec Huesca entrenado por el ovetense Guillermo Arenas.

Un Lleida que Javi Rodríguez, entrenador del Liberbank Oviedo, considera como "un equipo muy complicado de jugar, muy sólido, bien entrenado. Saben a lo que quieren jugar, tienen las cosas muy claras y son muy físicos". Un equipo que comenzó muy bien la temporada y que ha ido bajando sus prestaciones a medida que iban pasando las jornadas. "Lleida es un equipo que aprovechó muy bien su momento al inicio de temporada, fuimos allí cuando iban 8-2 y estaban haciendo un gran baloncesto y siendo muy sólidos", comenta Javi Rodríguez sobre el buen inicio de su rival. En ese encuentro de la primera vuelta, el Oviedo Baloncesto consiguió una ajustada victoria (67-70).

La gran duda para el encuentro de hoy en Pumarín será si Roope Ahonen puede participar. El base finlandés, uno de los jugadores más en forma del equipo, sufrió una torcedura en la rodilla ante el Castelló. Así resumía Javi Rodríguez el estado de Ahonen y del resto de su plantilla: "Estamos ahora con problemas para Roope Ahonen, que se torció la rodilla ante Castelló y esperamos a ver cómo se va recuperando. Los demás no tienen problemas".

Enfrente tendrán como principal amenaza al ala-pívot estadounidense Eric Stutz, quien promedia 11,03 créditos de valoración por partido gracias a sus 8,7 puntos y casi 6 rebotes. Muy de cerca le sigue el escolta Sergio Quintela, que promedia 11 de valoración, gracias a sus 10 puntos, 3,3 rebotes, 3,1 asistencias y 1,6 robos por partido.

Compartir el artículo

stats