DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El nuevo rol de David Ortega

El gijonés, que mañana se mide a su exequipo en Vallobín, acepta ser secundario en el Base Oviedo

David Ortega lanza a puerta durante un partido.

David Ortega lanza a puerta durante un partido. BBO

El extremo David Ortega (Gijón, 24-1-95) fue uno de los elegidos por el Unión Financiera Base Oviedo para su ambicioso proyecto, que esta temporada pasa por el ascenso a la División de Honor Plata. Unas aspiraciones que obligan a una victoria en Vallobín mañana (18.30 horas) frente al DKV Gijón, el club en el que se formó y con el que debutó en la Liga Asobal. Ortega, tercer máximo goleador del grupo A de Primera Nacional la pasada temporada, está contento con el rol que le atribuye el entrenador, Jordi Lluelles, al que considera clave en el proyecto.

"El año pasado, en Gijón, era el capitán, lanzaba los penalties... Ahora tengo un papel más secundario", explica Ortega sin asomo de enfado: "No me importa porque lo que quiero es ganar". Un objetivo que está cumpliendo, sobre todo en esta parte de la temporada, con seis victorias seguidas que han puesto al Unión Financiera a tiro de los puestos de promoción de ascenso: "Lo importante es que dependemos de nosotros mismos, así que no podemos fallar en los próximos partidos".

Ortega ve al equipo en buena línea tras las dudas iniciales: "El comienzo fue complicado porque vinimos muchos jugadores nuevos. Ahora el equipo está sólido y en casa va a ser muy difícil ganarnos. La gente se volcó en los últimos partidos y Vallobín está espectacular". El gijonés considera clave la aportación de los extranjeros: "Revin se adaptó pronto, pero a los cubanos les costó un poco más. Ahora Magnol está parando mucho, con números impresionantes".

A David Ortega le motiva el partido de mañana: "Tengo ganas de reencontrarme con mis antiguos compañeros. En la ida me recibieron muy bien, aunque acabé con mal sabor de boca porque perdimos". El extremo está plenamente integrado en el proyecto del Unión Financiera: "Vine con el objetivo de subir, pero tenemos que ir poco a poco, partido a partido. Además, la fase de ascenso es más complicada que la de Plata a Asobal", una categoría que no llegó a disfrutar del todo en Gijón: "Me pilló muy joven".

El jugador gijonés tuvo en años anteriores ofertas para marcharse fuera de Asturias, "pero no me quería ir lejos y aquí me ofrecieron un buen proyecto". Y, de momento, cree que ha acertado: "Este club tiene una buena estructura. Jordi está llevando la plantilla con una planificación muy medida, con sesiones de vídeo, pesas, buenos entrenamientos". Así que se muestra optimista ante lo que falta, "pero sin perder la cabeza. Ahora somos el equipo que teníamos que haber sido desde el minuto 1, pero todavía lo podemos arreglar".

Compartir el artículo

stats