Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Solo puede quedar uno

El Lealtad y el Caudal, que partían como los favoritos en Tercera, buscarán el sábado la final por el ascenso a Segunda B

Solo puede quedar uno

Solo puede quedar uno

A comienzos de temporada, el Lealtad y Caudal aparecían como los grandes favoritos para el título de Tercera División y el ascensoa Segunda B. El parón de la Liga en la jornada 28 y la fórmula express para acabar la campaña hace que solo uno pueda seguir adelante, aunque

"Ahora las ayudas económicas en Segunda B son más del doble que en nuestra anterior etapa", explica Menéndez, que quiere dejar la presidencia con el equipo en una categoría que da más que dinero: "Es mucho más fácil fichar jugadores para Segunda B que para Tercera. Y también es un aliciente para Villaviciosa porque el invierno es muy largo". También cree que el ascenso le permitirá volver a una cifra de socios semejante a los 600 de hace tres temporadas.

Pedro Menéndez está orgulloso de haber presentado el martes un balance de la temporada con superávit: "Va a ser pequeño, por todo lo que pasó, pero estoy muy contento porque íbamos para récord. Cogimos el Lealtad hace ocho años con casi 300.000 euros de déficit y lo vamos a dejar con dinero en caja". Lo atribuye no solo al trabajo -"como hormigas, siempre guardando"-, de la directiva, sino al aumento de ayudas federativas, los patrocinadores y la subvención del Ayuntamiento.

"Todos los alcaldes se han portado muy bien con el Lealtad y para Alejadro Vega solo tengo palabras de agradecimiento", resalta Menéndez, que también da otro nombre clave en la prosperidad del club: "El abogado Nacho Buylla nos ayudó muchísimo, sobre todo para conseguir dinero por jugadores que pasaron por aquí y se fueron al extranjero".

El ánimo del presidente solo se enturbia cuando piensa en el play-off de ascenso que se inicia el sábado (19 horas) en el Suárez Puerta: "Me hubiera gustado más con la fórmula de eliminatorias a ida y vuelta, cada uno en su campo a puerta cerrada. Ahora, a partido único, la suerte tiene mucha importancia". Aún así confía en el ascenso: "El club se juega mucho y los jugadores, también".

Algo parecido puede decir Luis María García, que cumple su primera temporada como presidente del Caudal: "Por historia y por aspiraciones de la afición tenemos que estar en Segunda B. Es la idea al inicio de cada temporada". García tiene una explicación para el cuarto puesto de su equipo tras 28 jornadas: "La igualdad en Tercera cada vez es mayor. Mieres, como población, ya no es lo que era y las ayudas de la federación tratan por igual a todos los equipos".

Según Luis María García, el objetivo de su directiva "es cumplir el presupuesto y cumplir con los jugadores. Así que, tal como están las cosas, ascender a Segunda B sería la salvación económica". Y añade que "la incertidumbre sobre el público nos obliga a lanzarnos a una piscina sin ver el fondo. Si en octubre no puede haber gente en el campo, no me atrevería a hacer un equipo competitivo".

El presidente del Caudal entiende las quejas sobre la fórmula para acabar la temporada, pero "no había muchas más opciones. Nosotros íbamos cuartos, pero estábamos en buena racha y podíamos ser campeones". Espera ascender por muchos motivos y uno especial: "Ofrecérselo a la afición, que se lo merece".

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats