Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

EL DEPORTES DE LAS CUENCAS

El Titánico se viste de largo

El club lavianés se prepara para la vuelta del fútbol de Tercera a Las Tolvas tras catorce años: "Sufrimos mucho, volvemos a donde nos corresponde"

El presidente, Fran Suárez, segando el campo.

El presidente, Fran Suárez, segando el campo. JUAN PLAZA

Han pasado casi catorce años desde la última vez que Las Tolvas vio un partido de Tercera del Titánico. En una temporada aciaga, en la que el conjunto de Pola de Laviana descendió con solo once puntos, el 21 de mayo de 2006, ante el Avilés, los de Laviana jugaron su último partido en la categoría. Por el medio un largo y duro tránsito por Regional Preferente y Primera Regional. "Sufrimos mucho en regionales, volvemos a nuestro sitio, el que nos corresponde", señala José Ignacio Fernández, directivo del club, que lleva 34 años colaborando, y posee además el carné de socio número 17.

LA NUEVA ESPAÑA reúne en el césped de Las Tolvas a los jugadores de la plantilla que son naturales de Laviana, al técnico y a los directivos, mientras ultiman los detalles para poner a punto Las Tolvas. Fran Suárez, presidente, se encarga de segar el césped, bajo la atenta mirada de Eduardo García, utillero, que ahora mata su tiempo de jubilado en Las Tolvas, después de tres décadas ayudando y tras haber sido futbolista. "El Titánico es mi vida. Estoy hasta algo nervioso de volver a ver el fútbol de Tercera otra vez. La pena es la situación, sino con el Tuilla, L'Entregu, el San Martín o el Caudal tendríamos aquí una gran entrada, como la que había en los viejos tiempos", reconoce.

Isaac Martínez es el capitán del equipo. Tiene 35 años, lleva cinco años en el club, y el debut en Tercera este curso le lleva a recordar los grandes momentos que vivió de chaval en Las Tolvas. "Es que jugábamos hasta el play-off por subir a Segunda B. Eran otros tiempos, es difícil volver a ellos, pero tenemos una gran responsabilidad. Tenemos que salvarnos como sea, vivimos años muy duros a los que no podemos regresar", advierte.

La plantilla se entrena en el campo anexo a Las Tolvas, de hierba sintética. El estadio principal es de hierba natural y merece grandes cuidados. "Por el invierno es un poco duro, hay que trabajarlo bien para que esté en perfecto estado", advierte Fernández. "Hay que tenerlo guapo, porque la gente tiene mono de fútbol, y si pueden venir, como no se puede ir ni a El Molinón ni al Tartiere, aquí lo disfrutarán mucho", explica el utillero.

Fran Suárez asumió este verano la presidencia del Titánico tras el ascenso. Estaba antes en la directiva. Ahora afronta con ilusión y responsabilidad esta etapa. "Es una pena esto del covid-19, que nos mata un poco, porque después de tanto tiempo lejos de Tercera la gente tiene muchas ganas, pero estará todo muy limitado", explica el presidente del Titánico.

El club de Pola de Laviana ya ha sobrepasado la barrera de los 400 socios. El aforo permitido, siempre que las circunstancias sanitarias lo permitan, se sitúa en torno a los 500 espectadores. "Es una buena cifra, pero habría días que con las ganas de fútbol que hay la pasaríamos", afirma. Para mañana ante el Tuilla, aunque no se les ha notificado oficialmente, asumen en el club que tendrán que jugar sin público. "Será un contratiempo, a nivel económico nos perjudica muchísimo", subraya.

El Titánico empezó la temporada con un empate ante el Condal. Y mañana recibirán en Las Tolvas al Tuilla. "El objetivo es mantener la categoría. Costará mucho, pero tenemos confianza", afirma el presidente del club. "En Laviana había muchas ganas de volver, se nota en la calle. Tienen mucha ilusión en nosotros, notamos esa responsabilidad", explica el capitán del equipo.

Junto a Isaac militan también en el equipo otros jugadores del concejo: Leyder Rivera, Jairo Huerta, Jorge Barbón, Jorge Suárez, Víctor Robles, Pablo Fernández y Dani Rivera. "Crecimos viendo al Titánico en Tercera, que peleaba por meterse en la liguilla. Tenemos que asentarnos y poco a poco recuperar esa sensación", afirma Isaac.

Al frente del equipo está Adrián González, el técnico con el que lograron el ascenso el curso pasado, en una temporada que no concluyó, pero que dominaron de principio a fin. "Aquí me contagió desde el primer momento el gran ambiente futbolero. La gente apoya mucho al equipo y están como locos, pero están algo atados, porque no pueden sacar de dentro todo lo que quieren para animar, pero sí que se nota su apoyo", señala.

Adrián, enfermero en el HUCA, explica también sus sensaciones para una temporada atípica: "En lo deportivo hay mucha incertidumbre. Hay que ir a fuego desde el principio. Será difícil y ficticio a veces por los partidos aplazados. No se puede especular nada. Y en lo sanitario habrá que fijarse en los hospitales. Si se saturan tendremos que parar en todos los ámbitos, y el fútbol no está exento".

Compartir el artículo

stats