Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Ceares decide el derbi en tres minutos

José, en propia puerta, y Juan Cueto remontan el trempranero tanto del fabril Ferre | Chus Lastra detuvo un penalti a Madeira

Madeira controla el balón ante un compañero, con el fabril José a la derecha. | Julián Rus

Madeira controla el balón ante un compañero, con el fabril José a la derecha. | Julián Rus

Medori, a la izquierda, derriba al jugador del Industrial Riki. | Julián Rus

Tres minutos bastaron para dar la vuelta a un derbi gijonés que se quedó en La Cruz. El Ceares remontó el tempranero gol de Ferre después de que Madeira desaprovechara un penalti atajado por Chus Lastra a la media hora en un inicio de color visitante. La segunda parte fue para los locales ante un Industrial desaparecido. José, en propia puerta, y el recién incorporado Juan Cueto castigaron el bloqueo de los fabriles, que reclamaron hasta tres penas máximas en los minutos finales.

Camaradería de inicio en un derbi gijonés con las directivas de los dos clubes compartiendo butaca y una grada convertida en inmenso banquillo al poblarse, como marcan los tiempos de pandemia, por los jugadores reserva. Entró enchufado el Industrial sacando petróleo de un balón peinado por Chopa que cazó Ferre. Un inocente penalti por manos de Diego metió al Ceares en el partido, pero Madeira se encontró con una gran estirada de Chus Lastra. Los años pasan en la Tercera, pero muchos protagonistas continúan. El tiempo de descanso despertó a los teyeros, con Medori tomando las riendas de la reacción para iniciar un acoso sin respuesta fabril hasta que se vieron con los dos goles encima. José, en un desafortunado despeje con la zurda hacia su propia portería, y un centro de Nelson cabeceado por Juan Cueto, obligaron a los de Miguel Martín a salir de la cueva. Ni la entrada del pícaro Naya ni las continuas subidas por la derecha de Riki dieron opción de batir a Kike, pese a que el propio Naya, Diego y Chopa reclamaron penalti por tres acciones diferentes en un final de protestas continuadas al árbitro, ingrediente imprescindible en todo derbi que se precie.

Compartir el artículo

stats