Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los capitanes del Marino y del Avilés, juntos antes del derbi de la comarca: "Sabemos jugar con presión"

LOS CAPITANES DEL MARINO (GUAYA) Y DEL AVILÉS (DAVO) EN EL CAMPO DE MIRAMAR, LUANCO RICARDO SOLIS

Hay derbi en la comarca avilesina. Será de sábado y en Miramar con un horario de los de antes: a partir de las cinco de la tarde. El Marino y el Avilés llegan al partido con ganas de ganar para ir aclarando sus objetivos. A pie de obra, en Miramar, los capitanes Guaya (Marino) y Davo (Avilés) cuentan a sus sensaciones a LA NUEVA ESPAÑA.  

Armengol: "Hasta abril no sabremos a qué podemos aspirar"

Si la reacción a la tercera dosis de la vacuna no lo impide, Davo estará mañana en la portería del Avilés en Miramar, donde dejó huella tras su paso por el Marino. En su segunda etapa en el club blanquiazul, David Armengol González (Oviedo, 13 de junio de 1986) se ha ganado la confianza del entrenador, tras alternar en algunos partidos con Mario de Luis.

–Ha conocido los derbis desde las dos orillas. ¿Algún recuerdo especial?

–Son partido bonitos, de rivalidad sana, entre equipos normalmente separados por pocos puntos. El Marino es un club peculiar, que funciona muy bien. Estuve tres temporadas allí muy a gusto. Recuerdo un derbi con el Avilés en el Suárez Puerta, cuando jugamos la fase de ascenso a Segunda. Me expulsaron, salió Ángel y paró un penalti. Ganamos 1-0 y prácticamente certificamos el play-off.

–¿En qué momento llegan?

–Después del parón veo un Avilés con muchas ganas, sabiendo que en la última parte de la primera vuelta no hicimos las cosas bien. Anímicamente se nota cuando cuando no consigues victorias, pero hemos trabajado bien durante toda la semana.

–¿Qué espera del partido?

–Ya jugamos tres esta temporada, todos muy igualados. En el de la primer vuelta, el Marino nos puso las cosas difíciles, ellos estuvieron muy bien plantados y no pudimos hacer nuestro juego hasta el descanso. Después nos adelantamos pronto, hicimos el 2-0 y parecía decidido. Pero con su gol nos metieron el miedo en el cuerpo en los diez últimos minutos.

–El Marino ha perdido muchos puntos en Miramar.

–Sí, pero ellos están muy adaptados al estado del terreno de juego, a sus dimensiones. El Marino sabe a lo que juega, con una mezcla de jugadores jóvenes y veteranos muy interesante.

–¿Los últimos tropiezos han variado los objetivos del Avilés?

–Queda toda la segunda vuelta y la clasificación está muy apretada. Entre el último puesto del play-off y el primero de descenso solo hay siete puntos. Nosotros estamos a un punto del quinto y queremos mirar hacia arriba. Pero yo soy de los de ir partido a partido, de marcarme objetivos a corto plazo. Cuando llegue abril veremos cual es nuestro sitio.

–¿Cómo lleva su segunda etapa en el Avilés?

–Bien. Va a ser mi sexto año en total y estoy contento. La temporada pasada fue difícil y dura, pero tuvo final feliz con el ascenso. La ciudad y el club lo merecían.

–Al final se ha hecho con el puesto de titular.

–Sabía que lo iba a tener difícil porque Mario de Luis vino con la ilusión de jugar. Los dos demostramos estar preparados y entiendo que Chiqui, en un momento dado, lo eligiera a él. Estoy contento con mi rendimiento.

–¿Qué recuerda de su etapa en el Marino?

–El vestuario era espectacular y el club, muy familiar, con todo el mundo desviviéndose para que estuviéramos bien. Deportivamente no salieron las cosas porque jugamos dos play-off y no ascendimos, pero fueron tres años muy agradables. El Marino tiene un mérito increíble por estar donde está.

Guaya: "Ya hemos demostrado que sabemos jugar con presión"

Después de catorce temporadas en el Marino, para Guaya los derbis frente al Avilés ya casi forman parte del paisaje. Capitán y referencia del club luanquín, con el que ha superado la barrera de los 500 partidos, Guayacén Sánchez de la Nuez (Las Palmas, 7 de agosto de 1985) volverá el sábado a ponerse la camiseta azul tras perderse la última jornada por el fallecimiento de su padre.

–¿Cómo llega el Marino al derbi?

–Con ganas de empezar a cambiar la mala racha que llevamos. Nos está condicionando el campo porque estamos sumando menos puntos en Miramar que otros años. Fuera de casa estamos jugando buenos partidos.

–Otras temporadas, Miramar fue clave para lograr los objetivos.

–Sí, por ejemplo el año pasado tuvimos una reacción muy buena en la segunda vuelta, ganando muchos partidos en casa. Seguimos bastantes jugadores en la plantilla, por lo que las cosas pueden cambiar en cualquier momento, sobre todo cuando consigamos mantener la portería a cero.

–¿Qué recuerdos tiene de los derbis con el Avilés?

–Normalmente fueron partidos en los que ninguno de los dos nos jugábamos la vida. Pero siempre son especiales porque cada uno tenemos un objetivo. Si ganamos nos ponemos a cuatro puntos de ellos. Nosotros ya hemos demostrado que sabemos jugar con presión.

–¿Cómo ve al Avilés?

–Ha sufrido muchos cambios en poco tiempo. Intentan volver a ser un club importante, como antiguamente, pero es difícil conseguirlo en solo un año. Tendrán que ir con calma. Las prisas en el fútbol no son buenas.

 –En la primera vuelta, 2-1 para el Avilés.

–Hicimos una buena primera parte, con más ocasiones y, sobre todo, dos mano a mano que no metimos. Después ellos tuvieron tres y marcaron dos. Tienen esa efectividad arriba que quizá nos falte a nosotros.

–Ahora tampoco llegan en buen momento tras sumar un punto en dos partidos.

–Nunca es buen momento para jugar con equipos fuertes como el Avilés. Pero es verdad que vienen condicionados por el cambio de entrenador y esos dos últimos resultados.

 –¿Cómo está el ánimo del vestuario tras el parón?

–He comprobado desde hace muchos años que cuando las cosas se ponen difíciles todos arriman el hombro para sacar al equipo adelante. El mejor ejemplo, la temporada pasada. Solo recuerdo un año muy negativo en ese sentido, el del descenso.

 –¿Dónde está el margen de mejora?

 –Estamos marcando goles, pero a nosotros mismos nos sorprende la debilidad defensiva. Estamos encajando muy fácil, justo lo contrario que el año pasado, cuando fuimos muy sólidos contra equipos potentes. Me están sorprendiendo algunos equipos, como el Navalcarnero, que con dos ocasiones nos ganó.

 –¿Le duele ver a tres equipos asturianos en la cola?

 –Sí, pero no está todo dicho porque nadie va a bajar los brazos. También es verdad que económicamente los clubes asturianos no pueden competir con los madrileños y, sobre todo, los gallegos.

 –Se reencontrará con su excompañero Davo.

 –Estuve dos años con él , es muy buen tipo. Como portero, ya era hora de que pudiera jugar muchos partidos. Ha demostrado que está en condiciones de ser titular. También mucha gente me quiere retirar a mí.

Compartir el artículo

stats