Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José Enrique Cima

Dos pájaros de un tiro: el homenaje del Movistar al que fuera su médico en la primera etapa de la Vuelta a Asturias

Pedrero cruza la meta, ayer en La Vuelta a Asturias

Pedrero cruza la meta, ayer en La Vuelta a Asturias Miki López

El Movistar, que ahora anda falta de triunfos, recibió ayer la triste noticia del fallecimiento del que fue médico del equipo, Jesús Hoyos, después de un cuarto de siglo ligado al conjunto navarro. Dedicarle un triunfo era lo soñado. Felizmente, Marc Soler lo logró en la etapa del Tour de Romandía y en Asturias lo intentaron, pero se quedaron a las puertas.

Ambición y ganas no les faltaron a los corredores, pero en una etapa dura las fuerzas o la explosividad se imponen. Y si encima te mides a tu anterior líder, Nairo Quintana, las ilusiones acaban truncadas. No se puede dudar de que atacaron de muchas formas, pero ayer las piernas del veterano colombiano estaban intratables. Deseaban de todo corazón ofrecer el ramo de flores a Jesús Hoyos, y si encima conseguían ganar a Quintana mataban dos pájaros de un tiro.

Pedrero nos reconocía ayer que, a base de pundonor, en la subida a Carabanzo estuvo a punto de alcanzar a Quintana, pero una vez cruzado el alto Nairo voló hasta la meta.

El Movistar que está en la Vuelta a Asturias es un equipo con grandes gregarios y futuras figuras, pero en un duelo en la montaña frente a Nairo ahora no pueden ganarle. Así que hoy y mañana deberán intentar acciones desde lejos para buscar desbancarle. No les queda otra opción que reventar al equipo de Nairo para luego atacarle personalmente y superar la cuenta pendiente de ayer en Pola de Lena. Esto asegura espectáculo en la Vuelta, que es lo mejor con lo que puede soñar la afición del Principado.

Compartir el artículo

stats