Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Claves para la búsqueda de empleo

Médico o psicólogo, profesiones con futuro

Empleos relacionados con la tecnología, el envejecimiento o los problemas de salud mental, los que más crecerán

Las profesiones sanitarias y sociales seguirán siendo necesarias.

Las profesiones sanitarias y sociales seguirán siendo necesarias. Shutterstock

La industria 4.0, la robotización y la inversión en I+D+i precisa de expertos en nuevas tecnologías, ciberseguridad, ingenieros informáticos o especialistas en Big Data y digitalización que sean capaces de entender la maraña que envuelve la realidad del siglo XXI. Según diversos estudios, prácticamente el 90% de los 2,6

Llevamos años escuchando esto, pero, ¿qué hay del resto de empleos? ¿Podrán llegar a desaparecer o incluso a ser realizados por robots? Muchas voces ya han dado la voz de alarma, pero sin embargo, hay quienes aseguran que serán muchos los trabajos que no podrán ser sustituidos, relacionados principalmente con la sanidad, la educación y la investigación, pero es que además, surgirán nuevos empleos. De hecho, el 85% de los empleos que habrá en 2030 no existen en la actualidad, según el informe 'La próxima era de las relaciones hombre-máquina', elaborado por una veintena de expertos de todo el mundo y dirigido por el Institute for the Future.

El 'Libro blanco del futuro del trabajo', una publicación de Barcelona Activa y Alternativas Económicas, que ha contado con las aportaciones de 28 académicos especializados en materia de ocupación, pronostica algunas de ellas, como especialista en banca digital y criptomonedas, alojamiento de datos, ingeniería alimentaria, impresión de alimentos en 3D, responsable de nuevas colonias de negocios, responsable de datos (chief data officer), especialista en privacidad, diseñador de órganos humanos, especialista en campañas de crowdfunding o diseñador responsable de relaciones con avatares.

La impresión de órganos humanos en 3D es un sector con futuro.Shutterstock

No obstante, a pesar de que los grados profesionales y las carreras universitarias relacionadas con áreas sociales ven mermar año tras año su número de matriculaciones, lo cierto es que las profesiones relacionadas con la salud, la educación o la economía verde serán "clave en los próximos años como generadores de empleo", según advierte este estudio, que analiza los grandes cambios que se están produciendo en el ámbito laboral.

En ese mismo sentido, el citado texto destaca además que las disciplinas relacionadas con la psicología y las humanidades también ganarán peso a corto plazo. Lo que demuestra que el envejecimiento de la población, los problemas de salud mental, la investigación para luchar contra epidemias y enfermedades, la práctica deportiva y rehabilitadora, pero también la ecología, la enseñanza o la integración social son tareas que requieren de personas formadas y apasionadas por estas áreas.

Perfiles en pleno cambio

En España, la radiografía actual es muy heterogénea, puesto que el perfil de los trabajadores en activo varía mucho en función de cada comunidad autónoma, advierte Ana Belén Vega. Esta orientadora sociolaboral, experta en Recursos Humanos, indica que es preciso tener en cuenta las características del lugar en el que queramos trabajar. Si estamos "en una zona fuerte en el sector turístico, las empresas requerirán de los servicios de personal cualificado en área hotelera, alojamientos, productos turísticos y restauración. Si por el contrario, se trata de una zona donde el sector fuerte es el industrial, cambia por completo, pues se requerirán sobre todo soldadores, torneros, fresadores, técnicos en centros de mecanizado, ajustadores y personal relacionado con las ingenierías industriales".

"Hay otros trabajos que también son importantes y nos estamos olvidando de ellos. No los valoramos y por ello sus condiciones laborales rozan la ilegalidad laboral, llegando a la precariedad"

Ana Belén Vega - Orientadora Sociolaboral

No obstante, las necesidades de las empresas van cambiando y los requisitos para las nuevas contrataciones también. "Actualmente se está apostando fuertemente por el I+D+i en España con distintos proyectos de desarrollo", señala esta experta. No obstante, subraya, "vivimos en una sociedad, somos humanos y nuestras necesidades no se cubren únicamente con perfiles relacionados con la tecnología y ciencia. Por ello, creo que deberíamos tener en cuenta empleos como abogados, logopedas, psicólogos, terapeutas, educadores sociales, cuidadores sanitarios, bomberos, trabajadores sociales, técnicos en inmigración...".

En una mundo que presume de defender la calidad de vida, "estos trabajos son importantes y nos estamos olvidando de ellos", lamenta Vega. "No valoramos estas actividades y por ello sus condiciones laborales rozan la ilegalidad laboral, llegando a la precariedad. Trabajar de camarero o empleado del hogar parece que lo puede hacer cualquier persona y no es así. Todos valemos, pero no para todo", denuncia.

Los especialistas en energías renovables optan por buscar empleo fuera.Shutterstock

Diálogo con las empresas

Asimismo, esta socio-orientadora laboral pone en valor la necesidad de que las universidades y centros de formación profesional estén lo más cerca posible y sean conocedores de los cambios del mercado laboral y de las nuevas profesiones. "Por ejemplo, en el año 1996, se solicitaban muchísimos técnicos en prevención de riesgos laborales y no había candidatos porque no había centros que formaran a dichos técnicos", recuerda esta experta. Y es algo que se repite cíclicamente, pues más recientemente, ha sido testigo de la falta de abogados expertos en la Ley Orgánica de Protección de Datos. "Al principio se pedían licenciados en Derecho con formación acreditada en esta área. ¿Pero por quién? ¡Si no había ningún organismo que expidiera esta formación!", exclama.

Algo parecido ocurre con la biotecnología y la nanotecnología, prosigue. "Quienes quieren enfocarse en este ámbito se tienen que ir fuera, en su gran mayoría a Estados Unidos, Alemania o Dinamarca, porque aquí no hay una formación tan específica", advierte. Mientras que en el sector de las energías renovables pasa lo contrario. "El plan formativo está ahí, pero no se pide gente. No se apuesta a nivel de gobierno para que esos puestos se cubran, por lo que la gente que lo estudia termina marchándose a Suecia, Finlandia o Noruega", señala.

Es por ello que esta experta, que trabaja en Lanbide, el Servicio Vasco de Empleo, reclama un mayor diálogo desde los centros educativos con los profesionales de la orientación y la inserción para el empleo que trabajan en los servicios públicos de empleo de cada comunidad autónoma. "De esta manera, los estudiantes que finalizan sus estudios, encajarían más y mejor en las ofertas existentes en el mercado laboral", concluye Vega.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats