Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Transporte

La agonía de los transportistas más allá del gasóleo

El sector se enfrenta a encarecimientos del AdBlue, las ruedas y los propios camiones

Camiones de transportistas durante los paros del pasado mes de marzo. EFE

Poco le duró el alivio al sector del transporte. Las ayudas de 20 céntimos por litro de combustible, que entraron en vigor el pasado abril se las comió el encarecimiento del carburante a las pocas semanas, antes de que finalizara el mes. Pero esta es solo una de las piedras en el zapato de los transportistas, ahogados por la subida de precios de innumerables artículos imprescindibles para su profesión. “En un año, el gasoil subió un 40%, pero es que los camiones subieron un 17%, el AdBlue subió un 300%, subieron las ruedas, las materias primas...”. Quien protesta es José Carlos García Cumplido, secretario general de la Federación Gallega de Transporte de Mercancías (Fegatramer), que representa al 62% del sector del transporte de mercancías por carretera y al 98% de las empresas de servicios auxiliares presentes en la comunidad. Con este chaparrón, “tendríamos que estar ganando un 50% más que el año pasado para poder tener los beneficios de entonces”, resume.

Los precios disparados ponen al sector en una situación “muy complicada que dificulta su viabilidad”, lamenta. Además de mirar a la inflación, García Cumplido echa la culpa del aumento de sus costes de producción a la “especulación feroz que están haciendo las grandes distribuidoras de combustible en este contexto de guerra y que está teniendo una distorsión muy grande en el mercado”.

Moderadamente optimista, García Cumplido cree que el aumento de precios atribuible al conflicto entre Ucrania y Rusia es “algo coyuntural” que espera que se resuelva “en siete u ocho meses”. Sin embargo, “sabemos que la inflación no va a ser posible reducirla”, añade. Es por eso que el Comité Nacional del Transporte Por Carretera (CNTC), en el que está integrada Fegatramer, ha pedido al Gobierno central una serie de medidas a corto y largo plazo para aliviar la situación del sector. Son las siguientes:

  • Prorrogar los 0,20 euros. La entidad solicita que se amplíe hasta final de año la bonificación mínima de 20 céntimos por litro o kilo (en el caso del gas comprimido) de combustible. Dicha ayuda habrá de aplicarse, a juicio del CNTC, al gasóleo, la gasolina, el gas y el AdBlue.
  • Añadir 0,20 más. La organización pide 20 céntimos más de ayuda al sector del transporte a través de un mecanismo equivalente al de la devolución del gasóleo profesional. Dicha ayuda debe incluir, dice la entidad, a los vehículos de hasta 7,5 toneladas de masa máxima autorizada y aplicarse mediante una ayuda directa o mediante la habilitación de una tarjeta profesional.
  • Ayudar al transporte de mercancías. El Comité Nacional del Transporte por Carretera pide también una ayuda directa para empresas de transporte de mercancías en función del tipo de vehículo. En concreto, 1.250 euros para los camiones y 500 euros para las furgonetas.
  • Actualizar el precio del transporte. Finalmente, pide que se corrija la cláusula de actualización del precio del transporte en función del coste de los combustibles, pasando del 30% al 40%.

La pregunta que planea sobre el ambiente es si habrá un nuevo paro de transportistas, como el del pasado marzo. Si lo hay, Fegatramer no lo secundará. “Ya no apoyamos el anterior”, cuenta García Cumplido. “Un paro de 10 días supone una pérdida de 3.000 euros para cada transportista. Además, también consideramos a nuestros clientes: mariscadores, pescadores, ganaderos, agricultores... Ellos también están en una situación muy delicada”, reconoce.

Compartir el artículo

stats