Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La inflación se modera por segundo mes consecutivo y baja hasta el 9% por la luz

La tasa subyacente, indicativa de la tendencia de fondo, también da una tregua por primera vez en 14 meses | El IPC sube en Alemania al 10%

Una clienta, en un supermercado.

La inflación ha vuelto a moderarse en septiembre, con el segundo alivio en su escalada por segundo mes consecutivo. Según el dato adelantado, y que está supeditado a su confirmación el 14 de octubre, el índice de precios de consumo (IPC) cerrará este mes en España en el 9% en tasa interanual, aún muy elevada, tras tres meses consecutivos por encima del 10%.

El descenso mensual (0,6 puntos respecto a agosto) es el mayor registrado en septiembre desde el inicio de la serie estadística, en 1961, mientras que en tasa interanual la reducción ha sido de 1,5 puntos. En agosto, el IPC estaba en el 10,5%.

Con su descenso al 9%, y a la espera de conocer los datos de los demás países de la Unión Europea, la inflación española podría situarse entre las menos elevadas del área. Ayer se conoció que en Alemania la inflación, que estaba en agosto en el 7,6%, escaló este mes y se situó en el 10%, récord de los últimos 70 años y un punto porcentual por encima del nivel general de precios de España.

Junto con la caída del índice general de precios, también se ha producido una disminución de 0,2 puntos de la inflación subyacente o básica, que se ha situado en el 6,2%. Este retroceso es el primero que se produce en este indicador en catorce meses. Dado que la inflación subyacente se considera una referencia mucho más elocuente de la tendencia de fondo del coste de la vida porque no incluye los precios de la energía y de los alimentos frescos, que son los más volátiles, la doble desescalada hace abrigar la esperanza de que, salvo complicaciones internacionales y energéticas, la oleada inflacionaria podría haber tocado ya techo. Sin embargo, esto no supone que se haya disipado su amenaza: la inflación aún seguirá muy alta durante meses y los bancos centrales dan por hecho (incluido el BCE en la eurozona) que habrá más subidas de tipos de interés.

La segunda tregua consecutiva de la inflación en España ha permitido situar el nivel de precios en su menor nivel desde mayo. Agosto, septiembre y abril han sido los tres únicos meses de lo que va de año en los que la presión alcista de la cesta de la compra ha cedido posiciones.

Asturias. El dato adelantado no incluye las estimaciones regionales, por lo que no se tendrán referencias del comportamiento de los precios en Asturias hasta el próximo día 14. Salvo en abril, cuando el IPC asturiano y español fueron coincidentes, los precios se han mantenido en Asturias a lo largo del año entre una y tres décimas por encima del promedio estatal. En agosto (última referencia disponible) el IPC de la comunidad fue del 10,6%, dos décimas más que el promedio.

Causas. El Instituto Nacional de Estadística (INE) atribuye el descenso en septiembre fundamentalmente a la bajada de los precios de la electricidad y, en menor medida, al descenso de la carestía de los carburantes y a la merma del precio del transporte.

Los precios de los carburantes han seguido a la baja una semana más y en los últimos siete días descendieron el 1,6%, según el Boletín Petrolero de la Unión Europea. Con el descuento del Gobierno, están por debajo del precio medio de la UE y de la Eurozona. Sin esta bonificación, la gasolina también es más barata en España que en ambas áreas y el gasóleo sólo en referencia a la eurozona. A su vez, la factura de la electricidad para un consumidor medio acogido a la tarifa regulada (PVPC) bajará este mes –a falta de un día para su finalización– más del 17 %.

Entre las causas de que la inflación se esté atenuando (aunque sigue en niveles no vistos desde los años 80) figuran la caída de los precios internacionales del petróleo y otras materias primas por el temor a una recesión internacional, el efecto estadístico que se produce porque en septiembre de 2021 ya se habían empezado a encarecer la electricidad y los carburantes, las medidas de ahorro energético aplicadas por los gobiernos y los recortes fiscales y ayudas aprobados en el caso de la electricidad y carburantes, las subidas de tipos de interés, el efecto de la propia inflación en la merma de la demanda y la "excepción ibérica", el mecanismo autorizado por la UE a España y Portugal.

Compartir el artículo

stats