Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los pediatras de Urgencias de Cabueñes resuelven las asistencias en hora y media

En lo que va de año, la media es de 58 niños al día, muy por debajo de lo habitual

Entrada de Urgencias del hospital gijonés.

Entrada de Urgencias del hospital gijonés. JUAN PLAZA

Algo menos de 60 pacientes al día es la presión que llevan teniendo, en lo que va de año, las urgencias de pediatría del hospital de Cabueñes. Un cifra sólo ligeramente superior a la media del año 2015 (de 45,36 pacientes al día), que da idea del benigno invierno que se está viviendo en la región y que distan mucho de los agobios que hubo otros años en las mismas épocas. Según los registros oficiales, desde el 15 de enero hasta inicios de este mes no llegaron a mil (en concreto, 998 pacientes) los niños que requirieron la asistencia del equipo de urgencias del hospital gijonés, y el tiempo medio transcurrido desde el triaje o valoración del caso, hasta el alta del pequeño es de poco más de hora y media. En concreto, de 1 horas 36 minutos según los datos del servicio. Con precisión también está registrado el tiempo medio que transcurre entre la llegada de la familia al servicio y la primera valoración (triaje): 2,86 minutos.

Esos datos vienen a confirmar, tal como han reseñado los miembros de la plantilla de urgencias de pediatría de Cabueñes, que los problemas de personal que vienen denunciando en los últimos meses "no están afectando a los pacientes, como no lo han hecho nunca". La plantilla, que reclama un refuerzo de personal que les permita cubrir con normalidad los turnos de trabajo, ya ha mantenido un encuentro para analizar la situación con el nuevo gerente del área V, Miguel Rodríguez, del que esperan un paso al frente. "Por ahora le damos un voto de confianza por el interés demostrado en el problema y por su capacidad de escucha. Pero un voto de confianza que no es eterno porque aunque para él sean problemas nuevos, para nosotros son viejos conocidos", razonan. En todo caso, la situación que afronta el personal, según sostienen, es de penosidad en cuanto a sus condiciones de trabajo, por la falta de dos efectivos -según calculan- que les permitan cuadra las carteleras como en otros hospitales. "Pero no tienen que ver con un mal funcionamiento del servicio ni está repercutiendo en la atención", dicen, en contra de la denuncia de "colapso" que la pasada semana hacía el PP asturiano.

Compartir el artículo

stats