Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Salud refuerza la hemodiálisis en la región con más máquinas en Jove y Cruz Roja

La Administración asturiana diseña un plan de mejora de la atención al paciente renal que incluye incrementar los tratamientos domiciliarios

Por la izquierda, Miguel Rodríguez (gerente del área V), Antonio Molejón (director general de Salud Pública), Rogelio García, presidente de Alcer Asturias, y José Ramón Riera, gerente del Sespa.

Por la izquierda, Miguel Rodríguez (gerente del área V), Antonio Molejón (director general de Salud Pública), Rogelio García, presidente de Alcer Asturias, y José Ramón Riera, gerente del Sespa. MARCOS LEÓN

El Servicio de Salud del Principado (Sespa) ha visto necesario dar un paso al frente en la atención integral al paciente renal crónico para encarar tanto la saturación de algunas de las unidades de hemodiálisis de la región como el incremento en la incorporación de enfermos. Un incremento detectado en los últimos años, por encima de la media nacional, que, de no mediar una estrategia global, llevaría a situaciones complicadas de las que han venido advirtiendo los colectivos de pacientes como Alcer-Asturias.

Tras un "exhaustivo estudio" de la situación, el gerente del Sespa, José Ramón Riera, aseguraba ayer en Gijón que "no va a haber ningún paciente en Asturias que necesite hemodiálisis convencional que no la tenga cercana a su domicilio y en el tiempo que debe". Se quiere, así, garantizar el servicio sin comprometer la calidad de vida de los pacientes y poner fin a los turnos de madrugada como el que está instaurado en el hospital de Cruz Roja de Gijón desde el mes de octubre, que implica que haya personas dializándose hasta las cinco de la madrugada.

La mejor cobertura de la atención pasa, según indicó Riera, por varias líneas de trabajo que deben desarrollarse este mismo año. La primera, "por un aumento de nuestra capacidad organizativa" incluyendo ahí un incremento de las máquinas disponibles en el área de Gijón, la más saturada. Así, el Sespa se ha comprometido a estudiar la financiación de una unidad de hemodiálisis en el hospital de Jove -algo a lo que aspiraba el centro en los últimos años- y el incremento de más puestos en Cruz Roja, donde ya hay una unidad con diez máquinas. Sin concretar con rotundidad el número de puestos que el Sespa está interesado en incrementar, Riera sí que indicó que en el caso de Jove se podría hablar de una unidad de ocho máquinas (que son las que dan servicio a 32 pacientes como mínimo, en turno de mañana y tarde) y en Cruz Roja la posibilidad de crecimiento es de unos cinco puestos (llegando así a las 15 máquinas). "Ambos centros tienen disponibilidad de espacio para hacer factible el aumento", reseñó Riera.

Pero el incremento de máquinas de diálisis convencional no es la única línea de trabajo que interesa al Sespa. Riera también avanzó que se va a trabajar para sumar más pacientes al modelo de la diálisis peritoneal, un tratamiento que se lleva a cabo en los domicilios. En la actualidad son 130 los pacientes que dependen del HUCA los que llevan a cabo este tratamiento, en su mayoría del área de Oviedo, y ahora se quiere beneficiar con este sistema a más pacientes de las Cuencas y también de Avilés.

"Asturias tiene que demostrar que tiene capacidad de reacción tanto con infraestructuras, como con la gran formación de sus profesionales, y que tenemos también una línea de diálogo permanente con las asociaciones de pacientes, en este caso Alcer, que han demostrado experiencia, conocimiento y nos sirve de gran ayuda con sus aportaciones", indicó Riera. Para el gerente del Sespa, las unidades de hemodiálisis deben tener turnos de mañana y tarde, y "en los casos en los que así lo quieran los pacientes porque les facilita la conciliación laboral o familiar", también un tercer turno de tarde-noche. Pero se debe acabar con las sesiones de madrugada impuestas como a las que ha tenido que recurrir Cruz Roja.

José Ramón Riera explicó la estrategia de mejora de la atención al paciente renal crónico en el transcurso de una reunión donde estuvieron presentes el director de Salud Pública, Antonio Molejón, el gerente del área sanitaria V, Miguel Rodríguez, y el portavoz de los enfermos renales de Asturias, Alcer-Asturias, Rogelio García. Para este último "es satisfactorio ver cómo se va a acabar con la problemática que había en estos momentos en Asturias, y en áreas importantes como la de Gijón". García insistió en que, además de la dotación material, el Sespa debe trabajar también "en otros conceptos para ser más ágiles. Por ejemplo, el que tiene que ver con la atención precoz para que quien llegue a la enfermedad renal no se vea abocado obligatoriamente a la hemodiálisis. Entendemos que un enfermo no aparece de hoy para mañana; hay que actuar con más diligencia antes de que su situación ya le obligue a la hemodiálisis". Para el portavoz de los enfermos "se trata de promover más los trasplantes, principalmente la donación en vivo. Y que no sólo tengan preferencia para el trasplante quienes ya están en hemodiálisis. Debemos potenciar la donación anticipada, porque es mejor para todos", dijo. A esa idea se sumó el gerente del Sespa que indicó que en ambos conceptos Asturias está por debajo de la media nacional.

Respecto a las causas de incremento de enfermos renales crónicos, Riera apuntó al envejecimiento de la población y la incidencia y prevalencia de diabetes, aunque habría más. El Sespa tiene previsto reunir en un grupo de trabajo a algunos de los mejores nefrólogos de Asturias "para que nos ayuden en la toma de decisiones de lo que tiene que ver con la insuficiencia renal crónica".

Compartir el artículo

stats