Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Ayuntamiento solicitó a Cultura el informe de los Jardines de la Reina hace pocos días

La petición de evaluación del proyecto de reforma, que tiene que hacer la Comisión Permanente de Patrimonio, llegó el martes a la Consejería

Los Jardines de la Reina.

Los Jardines de la Reina. Ángel González

El Ayuntamiento de Gijón solicitó hace pocos días el informe preceptivo sobre el proyecto de reforma integral de los Jardines de la Reina, espacio con protección integral en el Catálogo Urbanístico de Gijón. Esta tramitación se está realizando a destiempo, cuando la obra ya ha sido licitada y las ofertas presentadas y después de que el pasado lunes el arquitecto Héctor Blanco y el portavoz municipal de IU, Aurelio Martín, denunciaran públicamente que el proyecto elaborado por el servicio de parques y jardines del Ayuntamiento chocaba con la protección como jardín histórico de ese espacio.

Al día siguiente de aquella denuncia pública, el pasado martes, la Consejería de Cultura recibía la petición del Ayuntamiento para la elaboración del informe preceptivo sobre el proyecto de reforma de ese espacio emblemático, que se forma parte de los terrenos de la Autoridad Portuaria de Gijón. Por ello, aunque el proyecto ha sido elaborado por el Ayuntamiento, será la Autoridad Portuaria la que corra con los gastos de una inversión que se licitó en 391.000 y que ha recibido ofertas de hasta 264.000 euros. La adjudicación de la obra estaba pendiente sólo de que la firma que ofertó esa cantidad justificara que no incurría en baja temeraria. Ahora eso puede demorarse, dado que antes debe pronunciarse la Comisión Permanente de Patrimonio Cultural de la Consejería de Cultura y después el Ayuntamiento conceder la licencia. Eso si Cultura no pone reparos al proyecto, que prevé ampliar la zona ajardinada, renovar los bancos, un nuevo pavimento elaborado por mestres calceteiros portugueses y el traslado del quiosco de su ubicación actual.

Los Jardines de la Reina datan de 1900. Se hicieron con motivo de la visita a Gijón de la reina María Cristina de Habsburgo, a la que deben su nombre. En la década de los 70 del siglo pasado se integraron en el paseo marítimo.

Compartir el artículo

stats