Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gijón en retrovisor

Fresno hizo un gran negocio con la Casa del Pueblo del PSOE en la calle San Bernardo

El constructor rehabilitó un edificio singular que entregó llave en mano a la Agrupación Socialista de Gijón a cambio de una valiosa recalificación urbanística

La Casa del Pueblo del PSOE, en la calle de San Bernardo. LNE

Uno de los personajes más populares de aquel Gijón de los años noventa fue el constructor José Divino Fresno Forcelledo, natural de Nava quien tiene una trayectoria personal y profesional digna de una novela que está por escribir, pero que en muchos de sus capítulos he estado yo profesionalmente presente, como es el caso de la lechería Pathos, en donde pasó de todo tras la clausura de una ilegal sierra industrial que allí antes estuvo ubicada saltándose a la torera las prohibiciones. Todo un pícaro muy simpático -quien protegidos sus ojos por las gafas negras que impedían impenitentemente que sus intenciones fuesen delatadas- quien supo llevarse bien con todo el mundo y que, además de su labor de constructor, también creó negocios hosteleros como el Korynto de la calle Corrida o el Korynto Pathos, en un sótano de la calle de Pelayo donde había actuaciones de música en vivo -allí triunfaría mi amigo Manolo Santarrua, actualmente por tierras mallorquinas- que luego le llevaría a construir como complemento un hotelito también con el nombre Pathos, en la calle de Santa Elena, frente a aquel santuario hedonista de la noche gijonesa que fue el Arlequín, de la inolvidable Rita de Diego "Madame Riti", al comprender que la venta de copas y otras sustancias era compatible también con la hotelería a buen precio para citas sexuales de urgencias.

Quien siete años antes motivó la perplejidad de las tertulias de "Corrida Street" cuando fue detenido -tras vender el Hotel Pathos al grupo Celuisma- por orden del Juzgado Central número 2 de la Audiencia Nacional, tras ser acusado de financiación y distribución de cocaína en Asturias en el año 1990, lograría la cuadratura del círculo para dar un impulso definitivo a sus negocios inmobiliarios. Listo como nadie veía crecer la hierba y supo lograr un trato muy ventajoso para ambas partes.

Con su padre empezaría a trabajar en una serrería en El Llano y en 1973 había sido uno de los socios fundadores de la patronal gijonesa de la promoción y la construcción Asprocon con Jesús Luis García Peláez, Baltasar García Parúas y Juan José García Bericua, cuyo gerente fue durante algún tiempo Francisco Álvarez-Cascos Fernández.

La tramitación para la licencia a la Casa del Pueblo del PSOE. La empresa Inmobiliaria Dindurra Uno, SA -propiedad del Grupo Fresno- solicitó la licencia de obras para la rehabilitación de un edificio para sede social -no se especificaba que era para el PSOE, aunque en los planos figurase detalladamente hasta el despacho del primer secretario- en el número 53, de la calle de San Bernardo, acompañando al correspondiente proyecto técnico.

En la contestación oficial -con Registro de Salida de la Secretaría con fecha 3 de noviembre de 1989- considerando que el proyecto presentado se ajusta a la normativa urbanística señalando que el edificio se encuentra incluido en el catálogo de edificaciones existentes con la categoría de protección arquitectónica y situado dentro de la zona B. Por su parte, la Comisión de Hacienda y Patrimonio prestó su conformidad a la bonificación del 95% de la liquidación de derechos municipales por la rehabilitación del inmueble.

En consecuencia el delegado de la Alcaldía resolvió: "Conceder la licencia solicitada por Inmobiliaria Dindurra para la rehabilitación de edificio para sede social en calle de San Bernardo, 53, con las siguientes condicionales: los aseos dispondrán de vestíbulo de independencia, la planta bajo rasante será sector de incendios, las puertas situadas en las vías de evacuación tendrán la apertura en el sentido de la salida, con una liquidación de derechos que ascendía a 47.764 pesetas. El presupuesto de ejecución material de las obras fue de 26.819.532 pesetas.

El 7 de septiembre de 1990 fue firmado un decreto de la Alcaldía tras haber solicitado licencia de apertura Alberto Arias Prida, en representación de Inmobiliaria Dindurr en la calle de San Bernardo, en el número 53 y, por primera vez se especifica que será la sede social del PSOE. Tras rectificar la petición calificándolo de error de enfoque, debido a que no se trataba de conseguir la apertura como tal, sino de conceder la cédula de ocupación es concedida con la condicional de que los peldaños de bajada al sótano en el que se encuentra ubicado el salón de actos y los aseos deberán contar con las debidas señalizaciones.

La firma de la escritura notarial fue anterior. La firma de la escritura notarial de compraventa fue realizada nueve meses antes de la finalización de las obras figurando como vendedor del edificio número 53 de la calle de San Bernardo el gerente de la entidad mercantil Fresno SA, José Fresno Forcelledo quien manifestó haber recibido con anterioridad la cantidad de treinta millones de pesetas del Partido Socialista Obrero Español, domiciliado en Madrid, calle de Ferraz y representado mancomunadamente por Gregorio Lillo García y Luis Martínez Noval. En consecuencia, la escritura de compraventa fue otorgada el 5 de febrero de 1990, ante el notario de Gijón Ángel Aznárez Rubio.

La hipoteca -sobre esta finca en el número 53 de la calle de San Bernardo- de la Caja de Ahorros de Asturias que fue presentada por María de la Cruz Menéndez Rúa por delegación del director general de la Caja de Ahorros de Asturias, Ángel Aznárez Arza, se concedió el 17 de enero de 1990, con el visto bueno del presidente Ángel Fernández Noriega. El préstamo mercantil de la Caja de Ahorros de Asturias al Partido Socialista Obrero Español fue de cuarenta y cinco millones de pesetas a pagar en veinte años, con una cuota mensual inicial de 581.344 pesetas.

Desde entonces todo fueron facilidades administrativas en la tramitación de expedientes de las obras del Grupo Fresno, pero antes, como contrapartida fue preciso la recalificación de unos terrenos de propiedad de Promociones y Construcciones Fresno por lo que existió la sospecha de una cierta connivencia entre la mercantil -la antigua propietaria del edificio rehabilitado para Casa del Pueblo- y el PSOE que detentaba el gobierno municipal, tras haberse adoptado el acuerdo plenario para el cambio de planeamiento.

Fresno asistió a la presentación de la Casa del Pueblo. En la presentación de la Casa del Pueblo del PSOE que fue comprada con un ventajoso crédito de Cajastur, en la presidencia solamente estuvieron presentes el entonces primer secretario de la Agrupación Socialista de Gijón, Pedro Sanjurjo González y, sorprendentemente, el constructor de la obra José "Divino" Fresno Forcelledo quien se encontraba radiante y feliz, como muestra de su satisfacción por haber logrado enterrar sus problemas urbanísticos con el Ayuntamiento, gracias a aquel gran negocio que logró firmar. No era para menos.

A cambio del simbólico precio, la empresa constructora Grupo Fresno ya había logrado una ansiada recalificación de terrenos de su propiedad que fue denunciada ante los tribunales por el anterior alcalde, José Manuel Palacio y un grupo de antiguos concejales que así dieron el primer paso para la constitución del grupo Unidad Gijonesa.

También se hizo la vista gorda ante licencias de dudosa legalidad como, por ejemplo, la rehabilitación del edificio del antiguo Cine Robledo que estaba catalogado, al autorizar su recrecido. Pero sabido es quien hizo la ley también hizo la trampa.

Compartir el artículo

stats