Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El comité de Jove pide que el Sespa fuerce un aumento de plantilla

"Gerencia nos hace elegir entre subir el sueldo o el personal", lamentan desde el sindicato

La negociación del nuevo convenio en el Hospital de Jove ha bloqueado hasta nuevo aviso la relación entre el comité que representa al personal y la gerencia sanitaria. "Ya no hay avances. Nos hacen elegir entre subir el sueldo o la plantilla y eso no se puede tolerar", lamenta Marcos Bernardo, presidente del comité, que anuncia que el grupo pedirá ahora una reunión con el consejero de Salud para que el Sespa fuerce, con un aumento de su financiación anual, "un trato más justo" a los empleados del hospital gijonés.

El comité pedía, a grandes rasgos, dos mejoras en el convenio: contratar a 32 empleados más -una oferta que ellos considera ya "muy ajustada" a las necesidades reales del edificio- y una pequeña subida del salario diferenciada por categorías, para beneficiar a aquellas que cobran menos en comparación con las del Sespa. También se solicita la homologación de permisos, licencias y antigüedad del personal, que no recibe los habituales complementos salariales por carrera o desarrollo profesional. "Gerencia nos dice ahora que si queremos un aumento de plantilla tenemos que renunciar al salario y ya ni siquiera tenemos fecha para la siguiente reunión. Estamos en punto muerto", razona Bernardo. La propuesta de gerencia para la subida salarial del año que viene, además, es lineal, por lo que tampoco beneficiaría a las categorías peor tratadas.

La otra opción que se ha puesto sobre la mesa es el regreso a las 37.5 horas de jornada semanal, una alternativa tildada como "insultante" para el comité. "Nosotros firmamos subirnos la jornada a las 37.5 horas cuando el resto del funcionariado público lo hizo en tiempos de crisis. Podríamos habernos negado, pero lo hicimos, y ahora hemos recuperado nuestra jornada normal. Eso no se puede usar como moneda de cambio ahora", explican desde el comité.

Los 32 empleos extra que se piden afectarían, por ejemplo, a tres de las plantas de hospitalización, que hasta ahora solo tienen a una enfermera en turno de noche, para que puedan ser dos. También se solicita aumentar el personal de técnicos de laboratorio para que se puedan hacer pruebas a todas horas, también en festivos y fines de semana, así como un refuerzo en los técnicos de cuidados auxiliares de reanimación y fisioterapeutas que puedan atender a pacientes inmovilizados que no pueden bajar hasta la planta de rehabilitación.

"No es una subida de plantilla porque sí; lo que pedimos es lo que ya existe en el resto de hospitales públicos", asevera Bernardo, que vuelve a poner como ejemplo a Cabueñes: "Allí la ratio del número de trabajadores por número de camas está por encima del 4.5 y la nuestra es 2.77. No tener dos enfermeras por las noches en plantas con 34 y 36 pacientes es inviable".

Compartir el artículo

stats