Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Hospital de Cabueñes encara su gran reforma tras recibir la licencia de obra

El Ayuntamiento da el permiso para la primera fase de la ampliación del complejo, el mayor proyecto sanitario en Asturias, después de años de retrasos

Exterior del Hospital Universitario de Cabueñes. | |  Á. G.

Exterior del Hospital Universitario de Cabueñes. | | Á. G.

El gran proyecto sanitario de Asturias para los próximos años ya tiene todos los papeles para ponerse en marcha. El Ayuntamiento de Gijón concedió ayer la licencia de obras para la primera fase de la ampliación del Hospital Universitario de Cabueñes, tras años de retrasos. Urbanismo cerró el trámite tras la rectificación de unas cuestiones en la petición inicial de la solicitud de licencia gestionada desde la Consejería de Salud del Gobierno regional.

El camino parece finalmente libre después de que la crisis del coronavirus obligará al Principado a poner el freno a una planificación inicial donde las obras debían haber comenzado en el segundo semestre de este año. Del proyecto de ampliación de Cabueñes se habla desde hace un quinquenio. Con la emisión de esta licencia, el Ayuntamiento cumple con su parte del proyecto, en esta fase. Antes, ya había realizado las gestiones que le permitieran hacerse con el suelo necesario para la ampliación y cedérselo al Principado. La cesión municipal de ese suelo, cerrada este verano, era por un plazo mínimo de treinta años. Ahora quedan garantizadas las condiciones para que las obras puedan comenzar en 2021.

Además, el proyecto de presupuestos del Principado incorpora una anualidad para el ejercicio que ahora comienza de 3,5 millones para la ampliación y reforma del hospital gijonés. Algunos grupos políticos exigieron más dinero en el debate presupuestario autonómico, teniendo en cuenta que en el presupuesto de 2020 la dotación era de 4,2 millones, pero Salud considera que son recursos suficientes para sacar adelante las acciones de esta fase inicial del proyecto. Desde el punto de vista de Gijón, es una de las partidas más cuantiosas de todas las incluidas en el paquete de inversiones del Principado para la ciudad, solo por debajo de los casi cinco millones que se van a los nuevos accesos a la Zalia en el tramo de La Peñona.

La ampliación del Hospital de Cabueñes está organizada en dos fases. La primera tiene una inversión estimada de unos 55 millones de euros e incluye la parte más importante de la obra: la construcción de un edificio anexo al actual en la zona este y la urbanización del entorno. El nuevo inmueble, de unos 50.000 metros cuadrados, se plantea en seis alturas, aunque contará con ocho plantas: seis asistenciales y dos técnicas. Estas últimas, de menor altura que el resto, albergarán los servicios de climatización, redes de comunicación y otras instalaciones. El plazo de obra ronda los dos años y medio.

La segunda fase se centra en la reforma de los espacios ya existentes del hospital y, para ello, se estima derribar previamente el inmueble más antiguo de todo el complejo hospitalario –el de consultas externas– y remodelar las alas del área de hospitalización, una zona que pasará a dedicarse en exclusiva a ingresos. Se crearán espacios para unas 550 camas y 20 quirófanos. La inversión global superarará los 100 millones de euros.

Nuevo Roces, Vega-La Camocha y Perchera, los otros retos sanitarios de la ciudad

El Hospital de Cabueñes es la joya de la corona de las inversiones sanitarias del Principado en Gijón para el año que viene, pero de menor envergadura, hay otros proyectos en la agenda de prioridades de los vecinos. Proyectos para los que se ha pedido ampliar las partidas presupuestarias iniciales en el proyecto económico del Principado para el año que viene. A un millón de euros se va la partida para la construcción del consultorio de Nuevo Roces –la gran demanda del barrio junto al centro escolar–, pero en 78.000 euros se queda la asignación para hacer lo mismo con la instalación prevista en Vega-La Camocha. Hay otra partida de 125.000 euros para las obras de adecuación de la planta baja del centro de especialidades “Avelino González” en Perchera. Según su plan funcional, el consultorio de Nuevo Roces tendrá 1.069 metros cuadrados. La cartera de servicios incluirá una sala para odontólogo e higienista y otras para apoyo asistencial, extracciones, urgencias y nuevas tecnologías; además de tres consultas médicas, otras tres de enfermería, una de pediatría y otra de enfermería pediátrica. Las salas podrían ampliarse en una futura segunda fase que se afinará según el cupo real de pacientes que se adscriban al recurso y que ahora mismo dependen del centro de salud de Contrueces.

Compartir el artículo

stats