Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nuevo presidente de Otea en Gijón y socio del grupo Gavia

Ángel Lorenzo, nuevo presidente local de OTEA: “Gijón debe ser otra vez el referente hostelero del Norte, no una ciudad de Netflix”

“Otea tiene que estar abierta a toda la hostelería y hotelería, no solo a los grandes grupos”

Ángel Lorenzo.

Ángel Lorenzo. Ángel González

–¿Qué le ha empujado a asumir la presidencia de Otea en Gijón?

–Ricardo Álvarez necesitaba un descanso y alguien tenía que dar un paso al frente. El Grupo Gavia lleva muchos años en Gijón, somos de aquí y queremos a la ciudad. Buscamos devolver parte de ese trabajo. La función de Otea Gijón será a medio y largo plazo. No solo nos centramos en los problemas derivados de la pandemia. Trabajaremos por un horizonte.

–¿Qué conclusiones sacaron de la reunión que mantuvieron el miércoles con la alcaldesa, Ana González?

–Estuvimos Alejandro López y Élida Suárez, además de José Luis Álvarez Almeida, presidente de Otea Asturias. También estuvo Javier Martínez, que, a parte de mi socio en Gavia, es el vicepresidente de Otea. Estuvieron la gerente de Divertia, Lara Álvarez, y Daniel Martínez Junquera, director de Gijón Turismo, así como el concejal de Promoción Económica, Santos Tejón. Fue un encuentro productivo.

–¿De qué hablaron?

–Fue una reunión larga, pero fructífera. Hubo buenas ideas. Estamos en concordancia con la idea que tienen ellos de la ciudad.

–¿Cuál es esa idea?

–Pues sacar a la gente a la calle, darle vitalidad. Quizás cambiar el ocio nocturno al día. Recuperar cosas que antes funcionaron y que ahora cuando algún local las hace, se ve que funcionan. Un ejemplo son las sesiones vermú o el tardeo. Queremos dar vida a la ciudad, sobre todo, por el día. Otea tiene que ser de toda la hostelería y la hotelería. No solo de los grandes grupos. También de los bares donde solo está el dueño.

–Quieren sumar fuerzas con el resto de plataformas hosteleras. ¿Ha hablado ya con ellas?

–Hoy –por ayer– lo primero que hemos hablado es que, independientemente de las siglas, todos somos hostelería, seas Otea, Asturias Suma, Hostelería con Conciencia o Gijón Reacciona. Tenemos la misma idea: salvar la hostelería. Vamos a reunirnos con ellos. Con Jacobo Méndez, presidente de Asturias Suma, ya he hablado. Él se va a poner en contacto con las demás asociaciones y plataformas para que la próxima semana o en el menor tiempo posible hacer una reunión conjunta.

–¿Van a sumar a más gente a la junta local ¿Algún fichaje?

–Queremos funcionar como una tela de araña. Necesitamos saber la problemática de cada sector de la hostelería, hotelería y de los barrios. Cada uno tiene su problemática. Necesitamos el micrófono para que nos transmitan esas realidades y el altavoz de lo que queremos hacer nosotros. Vamos a hacer un grupo grande.

–Quieren sumar a su proyecto a las asociaciones de vecinos.

–Sí, venimos a luchar por la ciudad. Todos somos vecinos y clientes. Tenemos que hablar con las asociaciones de vecinos y conocer sus problemáticas para llegar a soluciones. Hay un Gijón covid y habrá un Gijón post-covid. No es solo salvar ahora, que es lo urgente, al mayor número de negocios posible. Hay que dar un horizonte de viabilidad a los negocios que sobrevivan.

–¿Qué proyectos tienen en mente?

–Queremos sacar a la gente a la calle, una vez se solucione la emergencia sanitaria. Gijón es una ciudad muy vinculada a la noche y estamos hablando con el Ayuntamiento para que, si no es este año por las restricciones, sí que el que viene, o en Navidad, tener espacios como casetas. Por ejemplo, que la Semana Grande sea en la calle, que no solo se pueda ir a la playa o la Feria o un concierto. Queremos vida.

–¿A qué se refiere?

–En otras ciudades estos planteamientos funcionan. Es el caso de Santander y su Semana Grande. Ellos tienen casetas y les va muy bien. Vemos que Gijón está cojo en eso. De la mano del Ayuntamiento y Divertia se puede hacer un espacio para que entre cualquier hostelero de la ciudad. Sobre todo, queremos darle motivos a la gente para que salga. La ciudad se está quedando triste y eso no es solo por el coronavirus. Ya estaba siendo triste si la comparamos con otras ciudades. Gijón fue el referente en el Norte y queremos volver a eso. No podemos ser una ciudad de Netflix y de Glovo. Hay que socializar en la calle.

–¿Qué opina de las ayudas propuestas por las administraciones?

–Con el Ayuntamiento, ya antes de estar nosotros, le estamos muy agradecidos porque fue el primero que amplió las terrazas. Las ideas que están teniendo, como la de los bonos, lo vemos bien. Todo lo que incentive a que la gente salga, compre y beba en la ciudad está bien. El Ayuntamiento ha dado lo que ha podido. Siempre vamos a pedir más, pero es normal porque nos hace falta mucho. Las ayudas pueden tapar el agujero de un mes, en el mejor de los casos.

Prosiga.

–Hay algunos negocios en la hostelería, como es el caso del ocio nocturno, que llevan un año cerrados. Los que estamos abiertos tenemos muchas restricciones. Con solo un turno, el de la comida. Las capacidades están mermadas. Estamos agradecidos al Ayuntamiento, pero creemos que el Principado puede dar más de lo que está dando. El Gobierno central, también. Han prometido, pero no han dado. Lo que se baraja es inferior a los gastos que hemos sufrido. Y así llevamos un año y lo que queda, porque los meses que nos quedan serán con restricciones. El coronavirus no acaba con el estado de alarma, seguirán las restricciones y el miedo. La transición va a ser dura.

Ángel González Por la izquierda, Alejandro López, Élida Suárez y Ángel Lorenzo, en el paseo de Begoña

Otea planteará instalar casetas en la Semana Grande

Con decenas de ideas y proyectos. Y con la firme voluntad de trabajar por toda la hostelería y la hotelería, en particular, y por la ciudad, en general. La nueva directiva de Otea en Gijón ya está en marcha, llena de ilusión. Tal y como adelantó ayer LA NUEVA ESPAÑA, Ángel Lorenzo, socio del Grupo Gavia, será el presidente de la patronal. Trabajará codo con codo con Élida Suárez, directora del Hotel El Moderne, y Alejandro López, dueño del grupo hostelero Alec Group. Uno de los proyectos que Otea Gijón ya ha planteado al gobierno local es instalar casetas durante la Semana Grande para que las “fiestas estén en la calle”. Además, pide “pasar el ocio nocturno, parado, al día”.

Élida Suárez (1985) es vocal en el comité ejecutivo de Otea Asturias y ahora da un paso al frente en la junta de Gijón para aportar su experiencia en la hotelería, un sector tremendamente afectado por las restricciones de la pandemia. “No entendemos que no se permita a los asturianos hacer turismo por la región en Semana Santa. Se puede ir a comer o al monte, pero no pernoctar en un hotel con los convivientes”, apunta. Por su parte, Alejandro López (1972) considera que sería un alivio para la hostelería eliminar las restricciones de horarios. Ahora mismo, los locales solo abren hasta las 20.00 horas. “Somos un sector seguro y el virus no tiene horarios. Si no tuviéramos que cerrar a las ocho de la tarde se conservarían más puestos de trabajo”, analiza. La nueva directiva ya está manos a la obra para ponerse a trabajar.

Compartir el artículo

stats