Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las cámaras para controlar los aforos empiezan a funcionar en cuatro playas

San Lorenzo contará con tres dispositivos, Poniente tendrá dos y El Arbeyal y Peñarrubia uno | El sistema, listo tras semanas de pruebas

La playa de San Lorenzo, el pasado sábado. | Juan Plaza

La playa de San Lorenzo, el pasado sábado. | Juan Plaza

En marcha. Las cámaras de control de aforos en las playas que sustituyen este verano a los controladores han empezado a funcionar en Gijón casi un mes y medio después de que se anunciara este sistema de inteligencia artificial. El envío de los datos por parte del Ayuntamiento al Principado comenzó hace dos días, si bien a última hora de la tarde de ayer la información para los usuarios sobre los arenales del concejo aún no estaba disponible en la web habilitada por la administración autonómica, que está implementando, de manera paulatina, la relativa a 50 playas de toda Asturias. La idea es que en breve ya esté activada esta información sobre San Lorenzo, Poniente, el Arbeyal y Peñarrubia. El resto del litoral no contará con este mecanismo.

El sistema de cámaras ya está instalado por el Ayuntamiento desde la semana pasada, de cara a la activación de la plataforma del Principado que tuvo lugar el pasado fin de semana. La información sobre el nivel de ocupación de las playas, a través de la página web https://playas.asturias.es, también incluye datos sobre el estado de las mareas, facilitando la decisión de los usuarios sobre a qué arenal dirigirse. El sistema se basa en la inteligencia artificial aplicada al tratamiento de vídeo. Las imágenes se envían cada tres minutos aproximados al Principado, donde son procesadas. Se definen zonas de medición dentro de la foto y se define una ocupación basada en personas o en la cantidad de objetos detectados.

En la web se verá la imagen actualizada cada tres minutos de las playas de Poniente, El Arbeyal y Peñarrubia. No así la de la playa de San Lorenzo, debido a que por la cercanía a la misma de las cámaras que captan las imágenes se podría llegar identificar a los usuarios que en ese momento en el principal arenal gijonés. En los otros tres casos, al tratarse de cámaras alejadas de las playas, eso no es posible. La Dirección General de Estrategia Digital del Principado es la que se está encargando de implementar este sistema para todo el litoral de la región.

En el caso de las playas gijonesas, está habiendo algunos problemas con la cobertura de la imagen que ofrece la cámara que apunta a Peñarrubia, lo que no ocurre con los tres arenales urbanos de Gijón. La ocupación tanto en Peñarrubia como en El Arbeyal se determina mediante una sola cámara, mientras que en Poniente las imágenes llegan a través de dos cámaras. En cuanto a la playa de San Lorenzo, es imposible cubrir con una sola cámara todo el arenal, con lo que el sistema de inteligencia artificial implantado por el Principado determina el nivel de ocupación de la principal playa gijonesa efectuando un promedio del análisis de las imágenes de tres dispositivos que, en conjunto, permiten contemplar en toda su extensión la principal playa gijonesa.

El algoritmo utilizado para informar sobre el nivel de ocupación de las playas no sólo tiene en cuenta a las personas que aparece en las imágenes que analiza, si no también objetos como mochilas u otros bultos, el tipo de marea, la superficie aprovechable y otros parámetros. En base a ese análisis informa si el aforo es bajo, medio o excesivo, mediante el icono de una sombrilla con color verde, amarillo o rojo, respectivamente.

En la web del Principado también se incluyen otras cinco playas gijonesas; Los Mayanes, El Cervigón, Cagonera y Serín (en este caso con información conjunta) y la playa del Estaño, si bien respecto a todas ellas no se facilita información del nivel de ocupación. En el caso de la del Estaño está previsto que sí se informe sobre la densidad de tráfico en sus accesos, dentro de un proyecto piloto para implementar este tipo de información en el sistema.

El verano pasado el Ayuntamiento recurrió a contratar a 37 acomodadores para controlar el acceso a la playa de San Lorenzo, evitando que se produjeran aglomeraciones. Los acomodadores estaban supervisados por Asata, la entidad que gestiona Serenos Gijón. Este año el acceso a las playas gijonesas es libre, ya sin acomodadores. Se ha optado por sustituir la información sobre el aforo del arenal, que no sólo va a estar disponible a través de la página web del Principado. El equipo de salvamento de playas de Gijón también ofrecerá información por megafonía sobre el nivel de ocupación de las playas.

Además, dos equipos de la Policía Local se están dedicando también a controlar el nivel de saturación de la principal playa gijonesa, la de San Lorenzo. En el caso de que en un momento determinado hubiera una saturación excesiva de la playa, la alcaldesa, Ana González, ya indicó que la misma se cerraría. Algo que no ha llegado a ser necesario.

El aforo de la playa de San Lorenzo, manteniendo las distancias, difiere sustancialmente en función de la marea, entre las 24.500 personas con bajamar y las 2.270 en pleamar, según los cálculos que se establecieron el verano pasado, en los que no fueron muchos los días en los que se tuvieron que cerrar los accesos por alcanzarse el aforo establecido. En las otras playas gijonesas el nivel de saturación viene siendo menor que en la de San Lorenzo.

Este año no se ha dado ningún problema con el nivel de ocupación de la playa de San Lorenzo. Según explica la jefa del servicio de Salvamento de Playas del Ayuntamiento, Flor Palacio, quien apunta el motivo. “Los días buenos los hemos tenido con bajamar y además la gente está muy concienciada y están guardando las distancias”, señala. La mayor afluencia a la playa tiene lugar por las tardes.

Compartir el artículo

stats