Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El precio de los hoteles de Gijón en julio fue el más alto de su historia en ese mes

El aumento de la demanda llevó a que la tarifa media por habitación fuera de 80,80 euros | El sector logra los mejores datos de rentabilidad

Turistas llegando a Gijón el pasado mes de julio. | Marcos León

La temporada alta turística en Gijón está teniendo tirón este año y así se refleja también en los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre el mes de julio, en el que el precio medio de una habitación de hotel en la ciudad fue de 80,80 euros, el más alto de su historia para este mes del año. El sector cerró el mes de julio con los mejores datos de rentabilidad de los registros existentes, señalan desde Divertia, la empresa municipal encargada de la promoción turística.

Los datos de la Encuesta de Ocupación Hotelera del INE indican esos 80,80 euros como la tarifa media diaria, obtenida en relación a las habitaciones ocupadas y referida sólo al alojamiento, excluyendo cualquier otro tipo de servicio –como el desayuno, pensión completa o el minibar–, una cifra que supera con creces a la de Oviedo, en la que el precio medio de una habitación fue de 64,44 euros, y también a la media de Asturias, que fue de 75,80 euros.

Otro indicador que recoge la encuesta del INE es el beneficio hotelero por habitación disponible, en el que se conjugan los precios y el nivel de ocupación. Este indicador, que señala la rentabilidad del negocio, arrojó una cifra media en julio de 55,81 euros para los hoteles gijoneses, también la mayor de su serie histórica y por encima de los 47 euros de media en Asturias y los 43,20 de Oviedo.

Desde el propio sector se muestran satisfechos con como está yendo el verano. “Hemos conseguido recuperar los precios previos a la pandemia”, explica Alfonso Lara, director del Hotel Rey Pelayo. El aumento de la demanda es lo que ha llevado al alza los precios. El responsable de este establecimiento de El Bibio apunta el motivo: “Las horribles olas de calor en el resto del país” y el miedo existente todavía a viajar al extranjero como causas principales del éxito en ciudades de la Costa Verde, como Gijón. Con todo ello y la temporada todavía por acabar, prevé unas cifras de agosto que continúen la tendencia positiva. “A lo largo del mes rondamos el 84% de ocupación”, ilustra.

Élida Suárez, directora del Hotel Moderne y representante de la patronal Otea, lo corrobora: “Subes la tarifa y ves que hay respuesta en la demanda”. La representante de Otea agrega que “ya hemos visto que la gente visita Gijón sin fuegos artificiales, ni conciertos en Poniente”. La diferencia, resaltan los hoteleros, está en los otros diez meses del año, por lo que consideran que debe promoverse la desestabilización del turismo en Gijón.

Raquel Silva, del grupo Alda Hotels, indica que “estamos acercándonos a unos niveles similares a 2019, incluso superiores, y sobretodo en Gijón, que fue el destino que mejor funcionó desde el verano pasado”, indica la representante de esta cadena con hoteles repartidos por varias comunidades autónomas, dos de ellos en Gijón.

Compartir el artículo

stats