Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Polígono, un barrio que es pura poesía

Los vecinos inauguran sus actos por el Día del Libro llenando los espacios públicos, parques y jardines con 200 poesías

16

EN IMÁGENES: Los vecinos del Polígono en Gijón llenan los espacios públicos de poesía por el Día del Libro Marcos León

“Solo con el corazón se puede ver bien; lo esencial es invisible a los ojos”.

Esto no es un poema. Pero dice tanta verdad, que los vecinos de El Polígono lo han incluido en la actividad que celebraron ayer para inaugurar los actos por el Día del Libro: llenaron todo el barrio con más de doscientos poemas. En carteles “plantados”, escritos en mariposas que ataron de los árboles, en decenas de pajaritas que dobló con paciencia una vecina. Así que léase esta historia con el corazón, porque solo así se entenderá la verdad de un barrio que todos los abriles se pone más guapo de tantas letras.

En primer término, Cris Bravo. Detrás, por la izquierda, Rafael López, Pilar Antuña, Mari Luz Tuya, Belén Iglesias, Carmen Vilas, Angélica Macías, Daniel Soto, Manuel Cañete, Lola Fernández y Santi Cabello. | Marcos León

Faltan quince minutos para empezar el reparto de tareas y hay trajín en la sede de la Asociación de Vecinos “Evaristo San Miguel”. “Llevamos trabajando desde febrero, casi dos meses, y aún nos queda mucho por hacer”, afirma Manuel Cañete, presidente de la entidad vecinal, mientras saca de las bolsas los poemas. “Hay más de doscientos, porque los que tenemos contabilizados son los que se ‘sembrarán’ por los jardines”, añade. Llevan ocho años con la actividad, casi nunca se producen actos vandálicos: “Alguna vez nos rompieron alguno, pero son excepciones”, apunta Cañete.

Y si hay que hablar del inicio de esta tradición tan bonita, entonces mejor preguntarle a Cris Bravo. “Como soy ‘teatrera’, vi que el barrio estaba muy vacío en el mes del Día del Libro. En el mes de abril. Así que escribí unos cuantos poemas en papeles y los pegué a los bancos”. Y el vecindario respondió pidiéndole participar: “Cada vez ampliábamos más, hasta llegar aquí”, apunta Bravo, abarcando con los brazos a los vecinos que se van acercando a la sede.

El Polígono, un barrio que es pura poesía

“Nosotros vamos a empezar por la zona verde”, anuncia Lola Fernández, junto a Rafael López Roda. Ella es una de las coordinadoras del grupo de lectura de la asociación vecinal. Buenas cifras: veintiocho mujeres que leen, comentan y puntúan un libro al mes. En marzo, les tocó “Desde el país de nunca jamás” (Alma Guillermoprieto). “Nos encantó”, afirma. Rafael López lee en voz alta el poema que le ha tocado: “Así vuelan y pasan y expiran / las quimeras de amor y de gloria / esas alas brillantes del alma, / ora blancas, azules o rojas” (“Las Mariposas”, Manuel Gutiérrez Nájera).

El Polígono, un barrio que es pura poesía

Explica Mari Luz Tuya, cargada con una bolsa para adornar los árboles, que muchos de los poemas hablan de mariposas: “Es el tema de este año. Cada abril escogemos una temática, un adorno; hemos tenido molinillos, pajaritos, corazones...”. Se acerca al árbol y enrosca una lana de la que pende su mariposa, con unos versos en asturiano. Desde otro espacio que están llenando de versos, matiza Carmen Vilas (tesorera de la entidad vecinal): “Hay muchos poemas de gente del barrio y de Gijón”. “Son poetas que son buenos y buenas, pero algunos están empezando y aún no son muy conocidos”, apunta Cris Bravo. Entre otros, hay versos de Diego Solís y Juan Carlos Galán.

Todos los participantes en la actividad se confiesan lectores ávidos. Este mes, tendrán el ciclo “Miércoles literarios”, con presentaciones de libros. Habrá una actividad con el IES Número 1 y un animado programa para el Día del Libro. Para cerrar, cómo no, unos versos: “¿Sabes? También hay vida en los desiertos / también hay naves llegando a buen puerto”. ¿El autor? Anda cerca: Manuel Cañete, presidente de la asociación vecinal.

Compartir el artículo

stats