Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crítica / Arte

Medallas de Juan Zaratiegui del Agua

Historia y cultura de Asturias divulgadas a través de creaciones fundidas con mucho arte

El Ateneo Jovellanos ha organizado dos conferencias sobre las medallas realizadas por el pintor y escultor Juan Zaratiegui del Agua. La primera charla tuvo lugar el jueves pasado, 17 de noviembre, a las 19.30 horas en el salón de actos del Centro Cultural Muralla Romana y versó acerca de las medallas de los doce Reyes de la Monarquía Asturiana. Este proyecto arrancó en 1985 con los dibujos o bocetos de medallas de los doce reyes que ilustraron la guía didáctica de la colección "Conocer Asturias", editada por la dirección provincial del Ministerio de Educación y Ciencia en Asturias, con textos de Miguel Ángel González Muñiz, profesor de Lengua y Literatura Española en el Instituto Calderón de la Barca de Gijón.

Había también el propósito de fundir unas cuantas colecciones de medallas de la Monarquía Asturiana, para utilizarlas como regalo institucional de las diversas consejerías del Gobierno del Principado. En marzo de 1986 ya se habían realizado mediante fundición a la arena ciento setenta colecciones, con un total de dos mil cuatrocientas medallas. El fundidor fue Raúl Alonso, en un taller ya desaparecido de La Calzada, que estaba frente a la Casa del Mar. Dos años después, el 14 de octubre de 1988, Juan Zaratiegui, acompañado de su esposa Montse, entregó en mano una colección a SM don Felipe, Príncipe de Asturias. Tenía entonces 20 años, cerca ya de los 21, que cumpliría el 30 de enero de 1989. La entrega sucedió bajo la cúpula de la capilla del hoy Hotel Reconquista, diseñada por Ventura Rodríguez en el año 1768.

De modo que la colección de medallas puede verse ahora en el Palacio de la Zarzuela, la Presidencia del Principado, el Museo Arqueológico de Oviedo, el Museo de Covadonga, el Archivo Municipal de Oviedo, los centros asturianos de Pamplona, Sevilla, Madrid, Buenos Aires y otros países hispanos de América, pues por todos estos lugares fue distribuida por Manuel Fernández de la Cera, que fue Consejero de Educación, Cultura y Deportes durante los años de gobierno de Pedro de Silva.

Explicó Juan Zaratiegui en esta primera conferencia el tratamiento general de la serie de los doce Reyes. Todos ellos llevan en el anverso el rostro del Rey, a veces de frente, a veces perfil, la mayoría a tres cuartos, por la derecha o por la izquierda. El Rey puede llevar la cabeza descubierta, como Pelayo, o cubierta con casco guerrero o corona y junto a su rostro va su nombre y los años de reinado. Estos datos van en relieve o rehundidos. En el reverso recurre el escultor a cincelar alguna arquitectura o algún acontecimiento relevante de su reinado. Así Favila lleva en el reverso el oso regicida, Silo la capilla de Santianes de Pravia, Mauregato el mítico tributo de las cien doncellas y Ramiro un capitel de Santa María del Naranco, estilo ramirense. A continuación se detuvo el profesor Zaratiegui en comentar cada una de las doce medallas.

En la conferencia de hoy, el medallista Juan Zaratiegui se va a detener en el proceso de fundición a la arena de la medalla y luego explicará otras doce medallas, relativas a instituciones o conmemoraciones de Gijón y de Asturias. Hay en Asturias otras series de Reyes, como las esculturas de Gerardo Zaragoza en el Jardín de los Reyes Caudillos, junto a la catedral de Oviedo. O la más irónica y desmitificadora del pintor Kiker. O la visión casi surrealista elaborada por Álvaro Delgado, que añora un pasado paradisiaco de la tierra amada. Pero la colección de Juan Zaratiegui, moderna y severa, para videntes y para ciegos, se afirma con derecho propio en Asturias y llama a una defensa decidida de nuestro patrimonio cultural.

En el año 2008 el propio Zaratiegui editó un libro titulado "Juan Zaratiegui. Medallas conmemorativas", con texto de quien esto escribe, libro que fue presentado en el Museo Barjola. Tras su jubilación, puede verse en la Biblioteca de la Universidad Laboral un busto que dice: "Juan Zaratiegui del Agua, profesor y artista, gestionó e impulsó en el curso 1997-98 la implantación del Bachillerato de Artes en el I.E.S. Universidad Laboral de Gijón. Busto realizado por los alumnos del Bachillerato de Artes bajo la dirección del profesor Jesús Moreta Martín". Se trata de un homenaje sentido y cercano. Otro homenaje público le fue tributado por el Ayuntamiento de Oviedo, al otorgarle en 2012 la medalla de plata que reproduce el sello medieval de la ciudad. Ese mismo año, el sábado 31 de octubre de 2012, tuvo lugar otro encuentro con los Príncipes de Asturias, Felipe y Letizia, esta vez bajo la lluvia, cuando fueron a inaugurar la escultura "Homenaje al hórreo asturiano", a la estética del vacío, que Juan Zaratiegui había montado aquel verano en Bueño, con motivo de haber sido nombrado este pueblo de La Ribera "pueblo ejemplar" de Asturias. De aquí salió un libro, en inglés y castellano, editado por el Ayuntamiento, con textos de Zaratiegui, Rubén Suárez y quien esto escribe.

El escenario. Lamentable estado de la colección pictórica del Ateneo Jovellanos. Las charlas de Juan Zaratiegui han sido organizadas por Fidel García Martínez, secretario de la junta directiva del Ateneo. Quien asista a la conferencia de hoy se encontrará con una serie de cuadros muy notables y antiguos de Piñole, Humberto Alonso, Melquiades Álvarez, Suárez Torga, Antonio Suárez, Mariano Moré, Carlos Roces, Casimiro Baragaña, José María Navascués, Rodolfo Pico, Rubio Camín, Kiker, Fernando Magadaleno, Pepa Osorio y otros. Y en la planta superior se acumulan otras muchas obras, hasta 200, que han sido catalogadas por Luis Rubio, autor de los retratos de los presidentes del Ateneo. Allí están, a la espera de ser trasladados a la antigua Escuela de Comercio, en la calle Francisco Tomás y Valiente, detrás del Antiguo Instituto Jovellanos. Estas obras, que acumulan mucha historia cultural de la ciudad, se encuentran en estado lamentable, comidos por la polilla bastidores, marcos y también las propias telas. Han presentado al Ayuntamiento un proyecto de recuperación y saneamiento de las mismas, pero sin resultado alguno. Dicen los munícipes que tal cosa sería una inversión a favor de particulares. Pero podrían pedir algunos cuadros del Ateneo para los museos de la ciudad en contrapartida de la ayuda. En fin, está visto que la crisis afecta también a las instituciones ciudadanas no oficiales.

Compartir el artículo

stats