Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El paso de la ronda española por la comarca

La Vuelta maneja San Isidro y Pajares como alternativa al mal estado de Tarna

Responsables de la carrera ciclista valorarán si el puerto de Caso, donde el Principado descarta más obras, cumple las condiciones exigidas

Un vehículo circula por un tramo deteriorado de la carretera AS-117.

Un vehículo circula por un tramo deteriorado de la carretera AS-117. J. R. SILVEIRA

Los directores técnicos de la Vuelta a España examinarán en febrero o marzo el recorrido de la novena etapa de la carrera ciclista, que discurre por la carretera de Tarna, que presenta un pavimento muy deteriorado. En la vía, por la que descenderán los ciclistas hacia Langreo, en agosto, para cubrir el recorrido entre Cistierna (León) y el Naranco, el Principado descarta ejecutar más actuaciones que las licitadas recientemente, que se limitarán a cinco puntos de un trazado de 24 kilómetros, en los que se registran un argayo que corta un carril desde hace un año y cuatro hundimientos.

La organización de la ronda española elaborará en ese momento un informe sobre el estado de la vía AS-117 aunque a priori manejan dos alternativas por si fuese necesario. Una de ellas es llegar al puerto de Tarna por la vertiente leonesa y desde allí dirigirse a San Isidro para llegar a Cabañaquinta (Aller) y retornar a la comarca del Nalón por el alto de La Collaona y llegar a Langreo para iniciar la subida a Santo Emiliano. Aunque, según fuentes de la Vuelta a España, la última vez que recorrieron La Collaona no la encontraron en condiciones óptimas. Otra de las posibilidades si la carretera de Tarna no cumpliese los requisitos para el descenso de los ciclistas sería Pajares aunque al suponer recorrer más kilómetros sería la que contase con menos opciones.

El informe que elaboren los directores técnicos de la Vuelta, Paco Giner y Fernando Escartín, centrado en el estado de la vía detectará las deficiencias y será trasladado al Gobierno regional. Lo habitual es que las administraciones autonómicas reparen los desperfectos para que los ciclistas cubran el trayecto diseñado inicialmente.

De hecho, entre las actuaciones ejecutadas el pasado año en Asturias para mejorar las condiciones de las carreteras por las que discurrió el pelotón figura la de la vía que une el alto de Aristébano con Navelgas, en Tineo. El Principado invirtió 60.000 euros poco antes de que pasase la carrera ciclista. Lo mismo ocurrió en otros viales.

El Gobierno regional confirmó que las actuaciones a ejecutar en la carretera AS-117 ya han sido licitadas. Se trata del arreglo de cuatro hundimientos y un argayo, que cayó hace un año y que corta un carril. El presupuesto de la obra es de 260.000 euros. Semanas atrás se iniciaron los trabajos para reparar otro hundimiento por la vía de emergencia, en el que se invirtieron 94.000 euros.

La novena etapa de la Vuelta a España, de 165 kilómetros, se disputará el 28 de agosto. Parte de Cistierna y en el kilómetro 64 coronarán el puerto de Tarna por la vertiente leonesa para dirigirse después por la AS-117 a la capital casina y desde allí recorrer el Corredor del Nalón hasta Sama. Comenzará entonces la subida a Santo Emiliano (el alto que separa Langreo de Mieres). Esta etapa de media montaña concluirá en Oviedo, en el Naranco, calificado de segunda categoría, tras ascender el alto de La Manzaneda.

Los vecinos han reclamado en repetidas ocasiones la reforma de la carretera de Tarna. A finales del pasado año a la Consejería de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente llegó la petición de que se limitase temporalmente el tránsito de los camiones cargados de carbón de importación. Decenas de vehículos pesados transportan diariamente el mineral a la central térmica de Velilla del Río Carrión, muy cerca de Guardo (Palencia). La solicitud fue realizada por IU, que considera que el "desmedido" tráfico de camiones está causando "peligrosos hundimientos en la vía".

La consejera de Infraestructuras, Belén Fernández, descartó tomar esta medida al asegurar que sería complejo ponerla en marcha en aplicación de la ley de Carreteras. La vertiente leonesa del puerto de Tarna, por donde subirán los ciclistas en la novena etapa de la Vuelta a España, fue arreglada años atrás por la Junta de Castilla y León. Una mejora que estaba prevista también para la carretera a su paso por Caso pero que finalmente quedó paralizada.

El primer proyecto de acondicionamiento fue aprobado en 2002 aunque no sería hasta ocho años después cuando se aprobase de forma provisional el estudio informativo y de alternativas de la carretera. La opción elegida tenía un coste de 61,3 millones.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats