DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La plantilla de Medicina Interna de Jarrio, reducida a la mitad, según los facultativos

El servicio, con especialistas de Cardiología, Neurología y Neumología, se declara “diezmado y exhausto” en un comunicado hecho público ayer

Adiós a la supuesta paz en el hospital comarcal de Jarrio. El Servicio de Medicina Interna del centro, que incluye a médicos especialistas de Cardiología, Neurología, Neumología y Medicina Interna, hizo ayer público un comunicado en el que denuncia que, durante 2020, “ha visto reducidos los efectivos de su plantilla a menos de la mitad”. Los profesionales se declaran además “diezmados y exhaustos”.

Según exponen, la situación es el resultado una jubilación, varias bajas médicas (fundamentalmente maternales y embarazos), de “profesionales desencantados que decidieron no continuar ligados al hospital y, por último, el rechazo de los contratos ofrecidos por la Dirección Médica de este hospital por parte de los facultativos apuntados en la bolsa de trabajo” del Servicio de Salud del Principado de Asturias (Sespa). No obstante, afirman que la precariedad en sus condiciones no es puntual, sino que la situación del servicio viene de lejos, lo que provoca retrasos en las consultas y paralización de revisiones. “Pero desde hace semanas el agravamiento de la falta de médicos ha supuesto la cancelación de la mayor parte de ellas”, indican.

Los especialistas añaden que la situación en planta de hospitalización “no es mucho mejor, superando frecuentemente con creces el ratio de pacientes ingresados por médico recomendados para garantizar unos mínimos de calidad asistencial”.

La pandemia del coronavirus, que tiene en vilo algunas consultas y hace que el hospital esté pendiente de recibir a usuarios con covid-19 de otras áreas, tampoco ayuda. A punto de recibir pacientes con la enfermedad, el centro no tiene capacidad porque no hay recursos humanos suficientes, según se desprende del comunicado.

El servicio de Medicina Interna del Hospital de Jarrio “es además el único de toda Asturias que no ha reforzado su plantilla ni de mañanas ni de guardias, ni mediante la contratación de facultativos ni tampoco desplazando personal de otras especialidades de nuestro hospital u otros centros del Principado”.

Los médicos que firman el escrito aseguran la Gerencia del Hospital de Jarrio conoce la descontrolada situación y no actúa. También detallan que sus propuestas y quejas por la falta de personal especialista para atener a los usuarios “no ha obtenido respuesta”. En estas condiciones, “la situación de los pacientes es dramática”, por eso piden una pronta solución al Gobierno autonómico y al Sespa.

“El futuro es cuanto menos desalentador”, subrayan. Relacionan esta precaria situación con las razones por las que los especialistas deciden no elegir como destino preferente en el hospital comarcal de Jarrio pese a la insistencia del Principado en fomentar su llegada. “A priori, la escasez de médicos y la distancia al centro de Asturias podrían explicar esta tendencia, pero hay más factores que influyen en este problema, como la situación del servicio”, detallan.

Distancia geográfica

Así, recuerdan que en hospitales de similares características del Oriente y del Suroccidente de Asturias (en alusión a Arriondas y Cangas del Narcea) estos problemas “no se dan”. “Es un hecho que unas peores condiciones laborales como la mayor presión asistencial en consulta y hospitalización o un mayor número de guardias están influyendo en el éxodo de profesionales a hospitales donde desempeñar un trabajo más digno y menos lejano”, opinan.

Los médicos descontentos critican asimismo las guardias a veces “improvisadas, que dificultan la conciliación laboral y personal de los profesionales”. Con este panorama, dicen, es hora de hacer públicas sus condiciones laborales.

Compartir el artículo

stats