Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cultura aplaude la consolidación del Chao Samartín, un proyecto “muy supervisado”

El director de Patrimonio, Pablo León, defiende que la obra de restauración, ya rematada, “cumple estrictamente” el plan aprobado

Vista general del castro en la que se aprecian, a la izquierda, los itinerarios peatonales diseñados con zahorra y acero para facilitar la visita. | Tania Cascudo

El Chao Samartín luce nueva cara tras la conclusión del ambicioso proyecto de emergencia y consolidación promovido por el Ayuntamiento de Grandas de Salime y que contó con más de 600.000 euros de inversión. “Se ha llevado a cabo un proyecto muy riguroso, donde cada paso ha estado muy meditado y ha sido muy supervisado por las distintas administraciones. Aquí podemos ver ya un yacimiento en perfecto estado de revista”, subrayó el director general de Cultura y Patrimonio del Principado, Pablo León.

En compañía del alcalde de Grandas, Eustaquio Revilla, León recorrió este enclave que data de finales de la Edad del Bronce y dio por superados los problemas iniciales a los que se enfrentó el proyecto. “Esta intervención cumple estrictamente lo que venía contemplado en un proyecto que fue aprobado en su día por el Consejo de Patrimonio”, indicó León, quien recordó que el planteamiento contó con el visto bueno de las diferentes administraciones. El plan inicial había recibido el rechazo frontal de diferentes expertos, así como el del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos), una organización internacional ligada a la Unesco. Esta entidad llegó a pedir la retirada del proyecto de restauración por incluir “cuestiones inaceptables desde el punto de vista conceptual y metodológico”.

“Sí que ha habido discrepancias en el pasado, pero también ha habido mucha unanimidad en que es un proyecto correcto y adecuado a las necesidades que tenía el Chao, que eran conservar y mantener las estructuras arqueológicas”, añadió León, quien remarcó lo “intenso” de un trabajo que ha logrado mostrar un “yacimiento plenamente bien cuidado y conservado, que era el propósito fundamental de esta intervención tanto tiempo anhelada”.

El técnico José Antonio Fernández, junto a Pablo León, en la zona concebida como mirador. | T. Cascudo

El director general considera que ahora toca avanzar en la promoción de un yacimiento que merece ser conocido por todos los asturianos por ser “referencia” en Asturias.

Aunque el yacimiento ha vuelto a abrir las puertas al visitante tras la conclusión de los principales trabajos, queda por resolver un problema detectado en el mortero usado en la denominada “hilada de sacrificio” o recrecido que se ejecuta sobre el muro original de una construcción. Los técnicos explican que “la incidencia no afecta en ningún caso a las estructuras arqueológicas originales”, pero están a la espera de los resultados de las pruebas efectuadas para determinar el origen del problema. Está previsto que entre mayo y septiembre se repongan las citadas hiladas, lo que permitirá retirar las lonas que recubren temporalmente la superficie de las cabañas.

Precisamente, uno de los cambios principales que cualquier visitante puede apreciar en el Chao es la retirada de los tejadillos de pizarra que se habían colocado en las estructuras en la década de los años 90 del pasado siglo, lo que permite “tener una imagen de conjunto del yacimiento”, en el que se han efectuado acciones variadas que van desde la limpieza, la retirada de vegetación o la corrección de determinados muros que amenazaban con derrumbarse.

En el poblado llama la atención la colocación de unas jaulas, denominadas gaviones, que permiten “recrear estructuras perdidas”. Los gaviones posados en el suelo y rellenos parcialmente de materiales permiten “entender cómo era el trazado urbano” de este poblado que llegó a estar densamente habitado. La actuación, supervisada por una comisión de seguimiento reunida cada quince días, también incluye la disposición de un itinerario peatonal con zahorra de color rojizo y acero para facilitar la visita y garantizar la seguridad de las personas y del propio yacimiento.

Detalle de los gaviones empleados para reconstruir la trama urbana. | T. C.

En otro orden de cosas, el director de Patrimonio dio cuenta del avance del Plan Director de la cultura castreña, aprobado este año y que contempla inversiones por valor de 300.000 euros para este año. Se beneficiarán especialmente los castros de Mohías y El Castelón, ambos en Coaña. León explicó que ya se ha definido el nuevo contenido que ofrecerá el aula didáctica de El Castelón, pues el actual se había quedado obsoleto. En este sentido, están ya con los trámites de contratación y el objetivo es que “en breve” se pueda licitar esta obra de remodelación. De manera paralela, Cultura quiere abordar con el Ayuntamiento de Coaña la posibilidad de crear un aparcamiento en las inmediaciones del castro de Mohías.

Compartir el artículo

stats