Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Universo de culto

'Obi-Wan Kenobi': reencuentro con el maestro Jedi y su aprendiz pasado al lado oscuro

Hablamos con Ewan McGregor, Hayden Christensen y la 'showrunner' Deborah Chow sobre la esperada serie situada entre la primera y segunda trilogías de 'Star Wars'

Ewan McGregor en ’Obi-Wan Kenobi’.

En su momento, la segunda trilogía (por orden de estreno) de 'Star Wars' fue recibida con frialdad, cuando no con acritud, por unos críticos que vieron más fría artificiosidad que nueva esperanza en los escenarios digitales defendidos por George Lucas. Trabajar en ellos no fue tampoco ningún placer, como reiteró Ewan McGregor, versión joven del maestro Jedi Obi-Wan Kenobi. Y sin embargo, desde el viernes, día 27, veremos al actor escocés de nuevo en el papel diecisiete años después: Disney+ estrena (con doble episodio) 'Obi-Wan Kenobi', serie limitada en la que Obi-Wan lidia con el trauma de la Orden 66 (el plan de purga Jedi de Palpatine) y, al parecer, se reencuentra con el pasado al lado oscuro Anakin Skywalker mucho antes de su duelo en 'La guerra de las galaxias'.

"Cuando aquellas películas se estrenaron, solo oímos la voz de los críticos, que decidieron que no eran buenas"

Ewan McGregor

decoration

La razón de este 'revival' es sencilla: aunque a los crecidos con las películas originales nos cueste creerlo, existe toda una generación (veinteañeros de hoy) para la que las precuelas fueron su puerta de entrada al universo 'Star Wars'. Ahora es posible jugar con su nostalgia. "Cuando aquellas películas se estrenaron, solo oímos la voz de los críticos, que decidieron que no eran buenas", cuenta McGregor a unos pocos medios, incluyendo el nuestro, en junket virtual. "Pero al final aquellos chavales para quienes las hicimos se han ido haciendo escuchar". Después de ver cómo las escenas de romance entre Anakin y Padmé (Natalie Portman) eran parodiadas hasta la saciedad durante años, para Christensen ha sido un alivio saber que algunos adoran los filmes de los dosmiles con sinceridad. "Si ahora vuelvo, es por esa base de fans", nos dice. "Ha sido algo reconfortante. No soy capaz de expresar lo que significa que un admirador se acerque a ti y te exprese todo su aprecio por Anakin". 

Orígenes tumultuosos 

En un primer momento, el reencuentro entre antiguos amigos no debía suceder, pero la directora y 'showrunner' Deborah Chow (firmante de un par de episodios de 'The Mandalorian') insistió en que no era posible contar la historia de Obi-Wan sin hacer referencia a Anakin o Vader. Chow trabajó en el proyecto desde el principio, cuando Hossein Amini ('Drive') estaba al frente de los guiones. Las ideas de este último acabaron en la papelera, según explicó 'The Hollywood Reporter', por los excesivos parecidos con 'The Mandalorian': era otra historia de viejo lobo protegiendo a una pequeña criatura, en este caso Luke Skywalker. Además, según algunas fuentes, Dave Filoni y Jon Favreau, tándem detrás de la serie de Grogu, animaron a Chow a hacer una serie "más grande". 

Lo que yo buscaba en el tono, un poco en contraste con 'The Mandalorian', era algo más poético y atmosférico

Deborah Chow

decoration

Cuando pregunto a Chow por las diferencias entre el proyecto inicial y el que finalmente nos llega, con Joby Harold como guionista jefe, su respuesta es algo corporativa: "Pasamos por un largo proceso de desarrollo. Trabajé con Hossein y después con Joby. Si fue tan largo es porque era una historia muy exigente, sobre todo por el hecho de desarrollarse entre las dos trilogías. Ha habido un proceso de búsqueda del brazo de los distintos guionistas hasta llegar donde queríamos llegar".

Es al contestarme a una pregunta sobre influencias cinematográficas cuando Chow parece desvelar un poco los cambios sufridos por 'Obi-Wan Kenobi' desde su primera gestación: "Lo que yo buscaba en el tono, un poco en contraste con 'The Mandalorian', era algo más poético y atmosférico. Si 'The Mandalorian' bebía de las fuentes del wéstern clásico, yo pensaba en ejemplos más recientes y muy basados en los personajes como 'La propuesta' o 'El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford'". Y es citando esas películas como Chow nos gana por completo. 

Personajes torturados 

'Obi-Wan Kenobi' nos arroja de vuelta a esa galaxia lejana, muy lejana, unos diez años después de 'La venganza de los Sith', en la que Obi-Wan veía a su mejor amigo y aprendiz pasarse al lado oscuro. Los Jedi han sido purgados, o casi; algunos, como nuestro héroe, viven ocultos de todo y todos. Kenobi no encuentra el modo de recuperar la fe. Vader, ahora asentado villano, va a la caza de su viejo mentor, que es como decir de su yo anterior. "Creo que en la serie hay una gran exploración de estos personajes", opina Christensen. "Vader está tratando de enterrar a Anakin tan profundo como sea posible, pero a la vez es incapaz de olvidar su relación con los Jedi, dejar atrás la perdida de Padmé… Hay mucho conflicto interior".  

En su eliminación de los Jedi, Vader cuenta como ejército principal con los Inquisidores, grupo de sicarios que debutó en pantalla en la serie animada 'Star Wars Rebels'. Rupert Friend encarna a su líder, el Gran Inquisidor; Moses Ingram (la mejor amiga de Beth Harmon en 'Gambito de dama') encarna a la primera villana negra de la saga, Reva la Inquisidora. "Si en esta galaxia hay wookies y hay robots, tiene que haber algo más que gente blanca también", apunta Moses. "Sé que esto va a significar mucho para mucha gente".

Tecnología evolucionada

Curiosamente, a McGregor todavía parece divertirle hablar de lo mucho que se aburrió rodando las precuelas. Explica a este diario: "Fueron difíciles de hacer porque, en aquel momento, Lucas estaba experimentando con las cámaras digitales y los decorados creados digitalmente a partir de pantallas azules o verdes. Recuerdo lo difícil que fue rodar el 'Episodio II'. Pasé un montón de tiempo solo en un planeta que no veía, con alienígenas altos que tampoco veía. Todo el rato hablando con pelotas de tenis atados a palos". Tiene mejores palabras para la revolucionaria tecnología StageCraft, esa cúpula de pantallas LCD que envuelve a los actores en entornos creíbles. "Cuando estás en estos escenarios, si estás en el desierto, mires donde mires ves desierto". Y no pelotas de tenis atadas a palos.

Compartir el artículo

stats