Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El empleo no es cosa de emprendimiento

¿Por qué los conservadores son favorables a hablar de autoempleo en las aulas y los progresistas muestran hostilidad a hacerlo?

Los organizadores del II Congreso de Profesores de Economía en Secundaria y Bachillerato me han invitado a participar en su segundo congreso nacional. Una de las reivindicaciones de este colectivo de enseñantes es la inclusión de materias relacionadas con la enseñanza de la economía y del emprendimiento en los tres cursos de secundaria obligatoria (ESO) y en el bachillerato.

Sin embargo, a diferencia de la anterior ley de educación del gobierno del Partido Popular, la LOE, la nueva Ley de Educación de gobierno del PSOE y de Unidas Podemos, la LOMLOE, no ha incluido estas materias en el nuevo currículo escolar general. Ha dejado a la discrecionalidad de las autoridades educativas de cada comunidad autónoma el incluir o no materias optativas sobre economía y cultura del emprendimiento en los cursos de la educación secundaria obligatoria (ESO).

Esta diferencia entre estas dos leyes es intrigante. Los conservadores y liberales quieren que en la ESO se enseñe “emprendimiento”. Los progresistas no lo ven necesario. ¿Qué tipo de visiones y prejuicios están detrás de la defensa o el rechazo a la idea de enseñar la cultura del “emprendimiento” a los estudiantes de secundaria? ¿Por qué los conservadores son favorables a hablar de emprendimiento y los progresistas muestran hostilidad a hacerlo?

Una posible respuesta es la diferente visión que unos y otros tienen de cómo repartir entre individuos, empresas y estado los riesgos de vivir en una economía de mercado. En particular, de la solución al desempleo. Los conservadores y liberales tienden a explicar el paro como el resultado de la falta de emprendimiento de los desempleados. Desvían los riesgos hacia ellos. De ahí que busquen la solución en el fomento de la cultura del emprendimiento personal. Los progresistas rechazan esta visión. Consideran que el empleo es también responsabilidad de las empresas y del estado.

Parece evidente que el elevado desempleo no puede atribuirse a una falta de emprendimiento de las personas desempleadas. La cantidad de empleo existente en un momento determinado en un país depende tanto de la oferta de trabajo por parte las personas que quieren trabajar como de la demanda de trabajo que hacen las empresas y el sector público. Esta demanda puede aumentar con políticas adecuadas, especialmente en tiempos de pandemias.

En su libro ‘Buena economía para tiempos difíciles’, el indio Abhijit V. Barnejee y la francesa Esther Duflo, matrimonio y ganadores del premio Nobel de Economía 2019, cuentan una bonita e ilustrativa historia sobre la importancia del papel del estado en la creación de empleo en tiempos de pandemias: “Muchos visitantes de la ciudad de Lucknow, en el norte de la India, acuden a un gigantesco monumento indomusulmán del siglo XVIII situado en la ciudad vieja. Se llama Bada Imambara. Es raro entre los edificios de ese período, porque no es un fuerte, ni un palacio ni una mezquita ni un mausoleo. Los guías cuentan muchas historias sobre él, sin duda moduladas para adaptarse al gusto de la audiencia. A Abhijit le dijeron que forma parte de la defensa del reino contra el invasor, el raj británico, a pesar de no parecer ni mucho menos un fuerte. De hecho, fue construido en 1784 por Asaf-ud-Daula, el rey de Awadh, para dar trabajo a sus súbditos, víctimas de la hambruna porque sus cosechas se habían echado a perder”.

Duflo y Banerjee explican también porque el proyecto requirió mucho más tiempo del previsto: “Lo que los trabajadores construían durante el día, las élites lo destruían durante la noche. La idea era dar a las élites, que también vivían de la agricultura y, por lo tanto, estaban igual de hambrientas que los demás, una manera de ganar lo suficiente para vivir. Como eran aristócratas, preferían morir antes de que la gente supiera que pasaban esos graves aprietos. De ahí el artificio de los trabajos nocturnos”. El papel del estado en tiempos de pandemia es esencial.

El paro no se resuelve sólo diciéndole a la gente que ha de ser emprendedora. Pero, aceptada esta premisa, pienso que tiene sentido familiarizar a los estudiantes de ESO con el funcionamiento de una economía de mercado moderna.

Compartir el artículo

stats