Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las mujeres, al mando de la empresa

Un curso para emprendedoras reúne en Arriondas a 25 alumnas de toda la comarca para iniciar un proyecto o consolidar alguno que ya esté en marcha

Germán Posada, de la Escuela de Emprendedoras, habla para las 25 alumnas ayer, en la segunda sesión del curso en Arriondas.

Germán Posada, de la Escuela de Emprendedoras, habla para las 25 alumnas ayer, en la segunda sesión del curso en Arriondas. P. M.

Son veinticinco mujeres interesadas en iniciar su proyecto empresarial o consolidar uno que ya está en marcha y se han reunido alrededor del curso que la Escuela de Emprendedoras inició en Arriondas esta semana. Conocerán, hasta el 12 de diciembre, todo lo relacionado con la puesta en marcha de un negocio.

Desde la comunicación comercial, el marketing, la financiación, las formas jurídicas, los asuntos fiscales hasta lo comprendido en el plan económico-financiero (la inversión y su estructura, los costes fijos y variables, los márgenes y las previsiones de ventas), pasando por los estudios de mercado que atañen a asuntos como clientes, proveedores o competencia.

Germán Posada es el técnico del semillero de proyectos de la escuela, dependiente del Principado, y el formador que introdujo a las alumnas en la materia estos primeros días. Posada explica que hoy en día "las mujeres tienen un menor ratio de creación de empleo y menores responsabilidades en la empresa", una situación que quieren revertir. "No puede ser que ese cincuenta por ciento de la población que son esté desaprovechado", añade. Para ayudarlas se ha programado este curso que gestiona Valnalón y para el que hay varias personas en lista de espera.

El del Oriente es el quinto curso que imparte la Escuela de Emprendedoras este año y, de los treinta proyectos que han finalizado sus alumnas, catorce se han materializado en empresas. "La gente ve emprender como una salida real a la situación de desempleo en muchos casos", subraya Germán Posada. Es la situación, por ejemplo, de Sandra Seara, de 28 años y vecina de Cangas de Onís, quien tiene en la cabeza poner un negocio relacionado con la hostelería. "Me apunté al curso porque no tenemos muchas facilidades de formarnos y también nos sirve parar saber de papeleo, para que no te engañen", subraya la joven.

María Antonia Cuervo asegura que el curso es "estupendo" desde otro punto de vista, el de la empresaria ya consolidada. Tiene un negocio de hostelería en Ribadesella y vio una oportunidad de ampliar su formación, pues no tuvo tiempo de hacerlo antes. "Está muy bien en todos los sentidos", añade. En su situación, la de tener la empresa ya creada, está un veinte por ciento de las asistentes al curso de Arriondas. Entre las restantes hay mujeres en situaciones diferentes, también en la antesala de la creación de una empresa, como Sandra García, de Cangas de Onís, que está iniciando un proyecto de agricultura para plantar arándanos y fresas.

A sus 40 años, esta administrativa asegura que, ante la necesidad de ingresos, optó por la agricultura, algo que siempre le había gustado. "Vi una oportunidad, creo que Asturias es una zona sin explotar y con buenas características", explica García, para quien la región se ha centrado más en la ganadería, "y no se aprovechan los recursos".

La empresaria en ciernes conoce precedentes similares en la comarca y, tras ver "que los márgenes del producto eran buenos", se animó. Pero el empujón "definitivo" llegó cuando supo que optaba a una subvención de la Consejería de Agroganadería: "fue una ayuda muy importante", asegura, pues "lo más complicado es conseguir la inversión inicial, tenía una parte, pero no todo". García pensó que le interesaría parte del curso para emprendedoras, pero una vez iniciado se da cuenta de que le servirá "todo.

Para conocer cosas y organismos como la propia Escuela de Emprendedores", añade. La canguesa coincide con sus compañeras en que han tenido "suerte" de que lo hayan organizado en Arriondas. "Si llega a ser en Oviedo, probablemente no hubiera ido", apunta. Marina Pereda, también de Cangas, opina igual y planea poner "una tienda de frutería, quesos y otros productos asturianos" para el próximo verano, algo en lo que ya tiene experiencia junto a su familia.

Compartir el artículo

stats