Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Paladas danesas en el Sella

"Nos han dicho que la fiesta de las Piraguas es muy bonita", señalan los estudiantes extranjeros que bajaron en canoa de Arriondas a Lloviu

El grupo de daneses, ayer, posando junto a estudiantes de Pola de Siero tras descender el Sella en canoa. C. CORTE

El descenso en canoa por el río Sella gana cada día más adeptos extranjeros. La actividad, buque insignia del turismo activo en la comarca oriental, atrae estos días a visitantes de todo el mundo con la llegada del buen tiempo. Una veintena de empresas ofrecen este descenso que discurre entre Arriondas y Ribadesella y del que ayer disfrutaron casi medio centenar de jóvenes daneses que se alojan en casas de acogida de Pola de Siero y Oviedo durante cinco días.

Entre ellos Louise Schatter y Kristoffer Marcussen, de 16 y 17 años de edad, respectivamente, que destacaron "el gran paisaje" de la ribera, muy "diferente" al de su Nordborg natal "donde no hay montañas y es todo plano". Estos alumnos de la Nordborg Slots Efterskole remaron con ahínco desde Arriondas hasta Lloviu (Ribadesella), un recorrido de unos 16 kilómetros. Lo hicieron acompañados por estudiantes del instituto Río Nora, de Pola de Siero, que los guiaron y pusieron al corriente sobre la competición internacional de piraguas de cada primer fin de semana de agosto.

"Las familias de acogida nos han dicho que la fiesta de las Piraguas es muy bonita y nos gustaría volver porque aquí la gente es muy hospitalaria", explicaron estudiantes como Frida Lange. Los jóvenes tuvieron tiempo de visitar los Lagos y, antes de marcharse, disfrutaran hoy de una jornada de surf en Gijón. Su profesor, Bo Jessen, resaltó los beneficios del intercambio cultural. "En abril vinieron chicos españoles a visitarnos y ahora nosotros tenemos está oportunidad de intercambio cultural, que es genial. Hemos probado sidra, fabes y cabrales y nos encanta", destacó.

Compartir el artículo

stats