Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

MARÍA JOSÉ ORDIZ | Presidenta del comité de empresa del Hospital del Oriente

"Se abre una etapa en el Hospital mejor que la pasada, con acuerdos importantes"

"Nos comparan con Jarrio y queremos equipararnos en el personal, los materiales y las infraestructuras; y laboralmente al resto de sanitarios"

María José Ordiz (Gijón, 1972) es desde principios de este mes la presidenta del comité de empresa del Hospital del Oriente, en Arriondas, donde trabaja desde el año 2008.

-Accedió al cargo a principios de mes y esta semana ha tenido la primera toma de contacto con la gerencia, ¿con qué impresiones salió?

-Nos reunimos con la gerente, la subdirectora médica y la directora de gestión, porque faltan por cubrir varios puestos en el equipo directivo. Las impresiones han sido buenas. Dialogamos y llegamos a acuerdos muy importantes para la plantilla, que se comunicarán en su momento. No queremos adelantar acontecimientos hasta que el anexo al acta en el que expusimos estos acuerdos esté firmado por las dos partes.

-¿A qué ámbitos afectan estos acuerdos?

- Son relativos a temas de organización interna, cosas que repercutirán en el bienestar de los trabajadores y también de los usuarios. Ha ocurrido, por ejemplo, tener seis enfermeras en quirófano cuando no había anestesista y las plantas y las urgencias estaban saturadas por el volumen de trabajo que hubo en verano. Conseguimos algo esta semana que no habíamos conseguido en el año y pico anterior, desde que se constituyó el comité. Hay más cosas que lograr, pero es un paso y valoro la actitud negociadora que tuvo el equipo directivo.

-El hospital está "descabezado" en cuanto al equipo directivo, ¿cómo describe el funcionamiento en esta situación?

-Ahora parece que se va centrando un poco. Hay un nuevo supervisor de recursos humanos, pues el anterior también dimitió, que parece tener el ánimo de hacer las cosas bien y confío en que organice muy bien. Estuvo en una parte de la reunión con la gerencia y gracias a él llegamos a muchos acuerdos. Creo que en el Hospital se abre una nueva etapa y que va a ser mejor que la anterior. Sí esperamos que cuando lleguen la directora de enfermería y el director médico se adhieran a los acuerdos que alcanzamos esta semana y los que logremos durante este periodo de tiempo hasta su incorporación, que no vengan ellos y lo cambien.

-¿Abordaron con la gerencia la necesidad de una integración efectiva en la red pública sanitaria?

-No tratamos con la gerencia ese tema, pero es algo que el comité de empresa quiere solucionar. Nos encuadraron en la carrera profesional en 2012, con la integración, y tienen que pasar cinco años para empezar a cobrar el primer tramo. Este plazo se cubre el próximo mes de marzo y si no se cobra habrá que tomar las medidas legales oportunas. Yo, como mis compañeros, ejerzo el mismo trabajo que hacen, por ejemplo, en el Hospital de Cabueñes, soy una empleada pública lo mismo. Por mucho que digan las autoridades sanitarias que no lo somos, a mí me paga el SESPA, como al resto de compañeros de otras áreas, no la fundación.

-¿Qué hoja de ruta se marcan para esta etapa?

-Que nos equiparen a todos los efectos con el área sanitaria con la que nos comparan, que es la de Jarrio. A nivel de personal, materiales y estructuras. Y que nos equiparen a los sanitarios del resto de áreas, que somos exactamente iguales. En el Oriente hay más habitantes que en el área de Jarrio pero con menos dotación económica, menos personal, menos estructuras, menos camas y menos de todo.

-¿Se han incorporado ya un pediatra y un anestesista, algo muy reclamado?

-Creo que el pediatra llega a primeros de octubre y la anestesista está incorporada ya.

-¿Quedan servicios deficitarios en Arriondas?

-Por ejemplo en el Laboratorio debería de haber más técnicos. Mientras que por la mañana para hacer las Urgencias del Hospital y las pruebas de los centros de salud hay varios técnicos, por las tardes y noches hay uno solo y muchas veces se ven pillados, sobre todo en verano.

-Durante el verano se llegó a decir que se temía por la asistencia a partos en el Oriente, un servicio que conoce bien porque trabaja en él como matrona, ¿fue verdad?

-Nunca peligró la asistencia partos por la falta de anestesista, porque siempre hubo uno. Se ocupaba de las urgencias y los partos son considerados urgencias. Lo que sí se suspendía era la actividad quirúrgica programada, la de traumatólogos, ginecólogos, cirujanos, etcétera. Lógicamente esto es un agravio para las personas que vieron aplazada una operación por la que estaban esperando. Pero no hubo ni un sólo día en que no hubiera anestesista. Tampoco hubo problemas por la parte de la asistencia obstétrica de los pediatras, porque el servicio estuvo siempre cubierto también con profesionales de otras áreas.

-Estos días está en el candelero la falta de matronas en el área del Oriente, ¿cree necesario que además de las profesionales sean también las propias mujeres quienes lo reclamen?

-Sí, es fundamental que las usuarias hagan su parte y que presenten reclamaciones en Atención al Paciente exigiendo tener los mismos derechos que las mujeres del resto de áreas, no puede haber discriminación por razón de residencia. Si hubiera matronas, especialidades como la de Ginecología o Atención Primaria no estarían tan saturadas, porque atendemos a la mujer en los propios centros de salud durante toda su edad fértil.

Compartir el artículo

stats