Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El área sanitaria del Oriente pierde pacientes por el descenso de la población

La receta electrónica, implantada en 2015, ha influido en la reducción de las consultas

Urgencias del hospital de Arriondas. M. MENÉNDEZ

Salvo algunos servicios, como las urgencias en la Atención Primaria y la actividad quirúrgica, la tendencia del área sanitaria sexta, la del Oriente, es a perder pacientes. Así lo reflejan los datos recogidos por la Consejería de Sanidad en su marco integral de actuaciones, en el que, antes de avanzar cómo pretende mejorar la calidad asistencial, el organismo hace un repaso de la actividad global entre 2012 y 2016.

La explicación general de esa tendencia está en el propio descenso poblacional (según datos del Instituto Nacional de Estadística, la comarca perdió casi 8.000 habitantes en la última década y 2.500 desde 2012), pero en registros como el de las consultas médicas hay otros factores que lo explican, como la implantación el año pasado de la receta electrónica. En 2015 hubo en la comarca 277.080 consultas, mientras que en 2012 fueron 359.252. Sin embargo, el porcentaje de población atendida es incluso mayor ahora (un 79,22 por ciento frente a un 77,78 en 2012) porque hay menos habitantes y las tecnologías evitan muchas visitas al médico.

En Pediatría no se suele emplear la receta electrónica, pero también hay un descenso, de 25.943 a 23.549 consultas, que, a su vez, afecta al porcentaje de población atendida (del 77,42 en 2015 al 65,93 el año pasado). Han bajado las consultas de enfermería (de 225.884 a 201.127 en 2015) y suben, sin embargo, las consultas a la unidad de Trabajo social, que ha pasado de atender 1.344 pacientes a 2.195.

Otro de los servicios cuya actividad ha crecido en estos años es el de las urgencias de Atención Primaria en los centros de salud, que han pasado de 54.171 a 58.190 en los tres años que analiza el informe. El porcentaje de estos pacientes que fueron derivados al hospital se mantiene estable (fue del 8,11 por ciento en 2012, y el año pasado del 8,48 por ciento). El documento refleja que las urgencias que se atendieron en el Grande Covián también han aumentado, de las 19.331 de hace tres años a 19.473 en 2015.

Han bajado, pero de forma más leve, los ingresos programados en el Hospital de Arriondas, de los 1.140 que se hicieron en 2012 a los 992 que se registraron el año pasado, así como el total de ingresos (de 3.388 a 3.269). Más acentuado ha sido el descenso de las estancias, que pasaron de las 25.886 hace tres años a las 24.671 del año pasado, aunque hay algo que ha aumentado en el Grande-Covián: la actividad quirúrgica, que pasó de las 2.534 intervenciones de 2012 a 2.753 en 2015.

En el área sexta no existe lista de espera quirúrgica superior a seis meses, pero la demora media ha pasado de los 48 días a los 63,3 en estos tres años; también han aumentado los pacientes que esperan, de los 521 a los 634.

Los partos se han reducido, en paralelo a la pérdida de población y, sobre todo, al regreso de muchos inmigrantes (en su mayoría en edad reproductiva) a sus países de origen; según Sanidad, se ha pasado de los 244 partos que hubo hace tres años a los 166 registrados en 2015.

Obras en infraestructuras

Sanidad considera que los centros de salud de la comarca "mantienen una buena situación en cuanto a la confortabilidad y funcionalidad" para pacientes y trabajadores. El departamento regional apunta en su informe que el hospital, sin embargo, "tiene capacidad para reordenarse y mejorar" el funcionamiento de las siguientes áreas asistenciales: consultas, gabinetes, diagnóstico por imagen, urgencias, bloque quirúrgico y salud mental.

Pretenden, por otra parte, "asegurar la continuidad de los servicios en caso de emergencia con una ampliación en el lado norte".

Las obras programadas servirán para adecuar las instalaciones "a las normas vigentes, con los criterios de eficiencia energética y sostenibilidad, así como los de accesibilidad y detección y protección ante el fuego, principalmente". Las reformas afectarán al área administrativa, que se trasladará al nivel -1 del hospital y el espacio que dejará en el nivel permitirá realizar, "al menos, la reordenación del servicio de Oftalmología y mejorar los de Ginecología y Medicina Interna". El servicio de Salud Mental ganará con la reforma dos consultas y dos salas de terapia, y Urgencias contará con un nuevo acceso, una mayor área de admisiones, y el interior será reformado.

Compartir el artículo

stats